Seleccionar página

A todos nos fascinan los dulces, desde los adultos hasta los niños.Como el resto de la gastronomía mexicana, los dulces y postres son producto de las tradiciones culinarias indígenas, así como de la cocina española y de otras partes del mundo. 

chocolates constanzo 2

Algunos de los dulces más emblemáticos de nuestro país surgieron en los conventos coloniales y con la llegada de numerosos confiteros extranjeros que trajeron sus técnicas e ingredientes a México, nacieron aún más recetas.

Pero hubo otras personas como Don José Costanzo Navazzotti, quien era originario de Turín y a finales de la década de los veinte, llegó a San Luis Potosí, donde gracias a sus amplios conocimientos en la elaboración de caramelos, abrió la fábrica de dulces La Victoria.

Para 1930, inició su propia microempresa ubicada en su domicilio. Al ser inaugurado el cine Azteca frente a la Plaza de Armas, don José Costanzo instaló la primera de sus dulcerías en uno de los anexos de esta sala cinematográfica.

En 1935 con una inversión aproximada de 20 mil pesos, adquirió una finca, donde continuó trabajando, pero ya con cuatro empleados, un molino manual y un quemador. Para 1946, la empresa contaba ya con 20 empleados, 8 trampadoras manuales y un proceso de conservación de productos llevado a cabo en refrigeradores de lámina enfriados por hielo.

En la actualidad, Chocolates Costanzo sigue siendo propiedad de don Luis Costanzo, quien se asoció con la familia Díaz Infante para mantener a la empresa en constante evolución. La compañía cuenta con más de cien empleados. Ahí se fabrican más de 150 productos, con maquinaria y tecnología alemanas e italianas, como los conocidos tornillos, las duquesas, las princesas, las jaleas y las nueces encaneladas.