Seleccionar página

La nave espacial Solar Probe Plus de la NASA fue rebautizada con el nombre de Parker Solar Probe, en honor al astrofísico Eugene Parker, quien contribuyó en 1958 con los fundamentos del viento solar.

nasa sol

De acuerdo con la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), esta sonda solar va a una región del espacio que nunca se ha explorada, y está en camino para su lanzamiento en una ventana de 20 días que inicia el 31 de julio de 2018, y será la primera misión de la humanidad a una estrella.

El administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington, Thomas Zurbuchen, dijo que es la primera vez que la NASA nombra una misión en honor de una persona viva.

En tanto, el colaborador del proyecto en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, Nicola Fox, señaló que la nave espacial Parker Solar Probe responderá a preguntas sobre la física que lleva más de seis décadas confundiéndolos.

“Es una nave espacial cargada de avances tecnológicos que resolverá muchos de los misterios más grandes sobre nuestra estrella, incluyendo descubrir por qué la corona del Sol es mucho más caliente que su superficie. Y estamos muy orgullosos de ser capaz de llevar el nombre de Gene con nosotros en este increíble viaje de descubrimiento”, añadió.

A su vez, el científico Eugene Parker, quien trabaja en la Universidad de Chicago y participó en la presentación de la misión, expresó: “Es emocionante que finalmente podamos verla. Uno quisiera tener algunas medidas más detalladas de qué está sucediendo en el viento solar. Estoy seguro de que habrá algunas sorpresas. Siempre las hay”.

En la época de los cincuentas al astrofísico Parker planteó una serie de conceptos referente a cómo las estrellas incluyendo el sol emiten energía y lo llamó viento solar, además describió un sistema complejo entero de los plasmas, campos magnéticos y las partículas energéticas que componen dicho fenómeno.

También realizó una teoría respecto a la corona, que al contrario de lo que se puede esperar por las leyes físicas, es más caliente que la superficie del sol, y la NASA continúa centrándose en este entorno complejo.

(ntx)