Seleccionar página

Apple, Microsoft, Facebook y Amazon casi siempre están inmersas en una batalla tecnológica y comercial, por lo que es difícil imaginar una colaboración entre ellas. Sin embargo, hace unos días estas cuatro compañías, junto con nueve de sus más grandes rivales en la industria, se unieron en pro de un objetivo común: derribar las legislaciones discriminatorias en Texas.

leysb4

En una carta, que fue filtrada a los medios pero no ha sido oficialmente publicada, 14 directores generales, CEOs y presidentes de grandes empresas de tecnología suscribieron sus firmas para protestar en contra de la ley SB 4, recientemente aprobada por la administración del gobernador republicano Greg Abbott.

Este estatuto, aprobado el pasado 7 de mayo y que se espera entre en vigor el próximo 1 de septiembre, dará la facultad a agentes de policía para investigar el estatus migratorio de cualquier persona detenida, que abarcaría desde arrestos policíacos hasta simples paradas por multas de tráfico. Además, la legislación obliga a las fuerzas oficiales a dejar de practicar “políticas santuario” con inmigrantes indocumentados, bajo la amenaza de severas multas y grandes recortes de presupuesto.

La carta fue firmada por representantes de Amazon, Facebook, IBM, Apple, Gearbox Software, Microsoft, Celanese Corporation, Google, Salesforce, Cisco, GSD&M, Silicon Labs, Dell y Hewlett Packard. En la misiva, los directivos rechazan la instauración de cualquier legislación discriminatoria, pues “son malas para nuestros empleados y para los negocios”. Además, agregaron que la discriminación “no tiene lugar en Texas, ni en ningún otro lugar”.

Con este mensaje, las empresas también expresaron su inconformidad ante la propuesta de ley conocida como “Ley de los Baños”, en la cual, de ser aprobada, los estudiantes transgénero en escuelas públicas estarían obligados a utilizar los baños del género que esté anotado en sus certificados de nacimiento. Esta propuesta se ha encontrado con fuerte oposición de los grupos LGBTI y el sector privado, que a principio de mes se reunieron en el capitolio del estado a protestar en contra del gobierno texano.

El gobernador Abbott ha presidido la administración estatal de Texas desde 2015 y es conocido por ser parte del ala más conservadora del partido republicano, con el que el actual presidente Donald Trump consiguió ganar la elección estadounidense el año pasado. Hace unos días, el funcionario “bromeó” con disparar a los reporteros que cubrían la firma de ley que reduciría el costo de licencias para portar una pistola.