Seleccionar página

El blanqueo del coral de la Gran Barrera de Australia, un fenómeno de debilitamiento que se traduce por una decoloración provocada por el aumento de la temperatura del agua, es más grave de lo previsto, advirtieron científicos.

barrera coral peligro

La observación aérea y submarina mostró que 22 por ciento de los corales quedaron destruidos en 2016, pero ahora la proporción asciende al 29 por ciento en el segundo año consecutivo de blanqueo.

Los 2 mil 300 kilómetros de la barrera natural inscrita desde 1981 en el patrimonio mundial de la Unesco sufrieron el año pasado el blanqueo más grave jamás registrado a causa del calentamiento de las aguas de los océanos entre marzo y abril.

La Gran Barrera es un sistema amplio y resiliente, que en el pasado mostró su capacidad para recuperarse, pero los cambios actuales están alterando esa fortaleza, advirtió el presidente de la Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera (GBRMPA), Russell Reichelt.

El incremento de la temperatura del agua conlleva a la expulsión de algas simbióticas que dan al coral su color y nutrientes.

Los arrecifes pueden recuperarse si el agua vuelve a enfriarse pero también pueden morir si el fenómeno persiste.

El coral puede recuperarse si cae la temperatura del agua y los pólipos vuelven a colonizarlo, pero la recuperación puede demorar una década.

La Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera (GBRMPA) organizó una conferencia a la que asistieron más de 70 expertos marinos mundiales para elaborar una estrategia que permite responder al fenómeno.

Entre las opciones manejadas, figura el desarrollo de enfermerías de coral, la lucha contra la proliferación de las coronas de espinas, una especie de estrellas de mar depredadores del coral, y la expansión de sistemas de monitoreo del blanqueo.

Varios países acordaron en París en el año 2015 limitar el calentamiento del planeta a 2°C por encima del nivel de la era preindustrial, limitando la utilización de combustibles fósiles que arrojan carbono a la atmósfera.

Australia asegura que nunca hizo tantos esfuerzos para proteger la barrera, comprometiéndose a dedicar a este problema más de dos mil millones de dólares australianos (mil 400 millones de euros) en diez años.

(ntx)