Seleccionar página

Personaje fascinante y contradictorio, John F. Kennedy es uno de los políticos estadounidenses más recordados de la segunda mitad del siglo XX. Tras convertirse en el primer católico que accedía a la presidencia de Estados Unidos, impulsó una política de reformas destinadas a recuperar para su país la primacía mundial, puesta en duda por los éxitos espaciales soviéticos.

kennedy 1

Cien años después de su nacimiento, el 29 de mayo de 1917, el hombre más joven elegido presidente estadounidense, que instó a sus conciudadanos a luchar por la “Nueva Frontera”, sigue siendo un ícono político y el país está celebrando su legado, que vive de manera visible en su familia.

La historia del clan Kennedy se remonta a 1848, cuando un irlandés llamado Patrick Kennedy llegó a la prometedora tierra de Estados Unidos y se estableció como tonelero. Uno de sus nietos, Joseph Patrick Kennedy, se hizo cargo más de medio siglo después del discreto patrimonio reunido por su abuelo y por su padre, y construyó con él una de las mayores fortunas de Norteamérica.

Joe, como era llamado, mostró desde la infancia una gran aptitud para los negocios y un decidido deseo de medrar. Casado con Rose Fitzgerald, comenzó a amasar su patrimonio en esta ciudad, cimentándolo en la administración de viviendas, la especulación en bolsa y la industria cinematográfica.

kennedy 4

Uno de sus hijos, llamado John Fitzgerald como su abuelo materno, era el segundo hermano de una familia muy prolífica compuesta por Joe, Rosemary, Kathleen, Eunice, Pat, Jean, Bobby y Teddy. Con el fin de prepararlos desde la más tierna infancia para convertirse en verdaderos Kennedy, el padre se encargó de fomentar en todos ellos una firme disciplina y un sano espíritu de competencia.

John siempre hizo esfuerzos por destacar, pero nunca consiguió demasiados éxitos en las aulas. Cuando su padre decidido a probar fortuna en la carrera política, John empezó a interesarse seriamente en ese mundo.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, su hermano Joe se alistó en la aviación y él quiso ingresar en la marina, para lo que hubo de vencer los obstáculos médicos derivados de una lesión en la espalda que había sufrido de niño. Tenía 25 años cuando recibió el nombramiento de comandante de una lancha torpedera que actuaba en el Pacífico.

kennedy 5

Terminada la Guerra, John tomó más en serio la política, pero tuvo que aprender a dominar su timidez y su retraimiento para convertirse en un político profesional. Su amplia sonrisa, su aspecto de niño y sus ojos melancólicos pronto encontraron adeptos en el seno del Partido Demócrata y entre los electores, fascinados por su juventud y por su imagen de brillante y honrado universitario.

Después de una exhaustiva campaña, John Kennedy logró convertirse en diputado demócrata por Boston en la Cámara de Representantes y mantuvo su escaño en las elecciones de 1948 y 1950. John ocupó rápidamente un lugar destacado en la escena política estadounidense.

Luego de ser también senador en 1953, en 1961, con 43 años de edad, fue el candidato presidencial del Partido Demócrata en las elecciones de 1960, derrotando a Richard Nixon en una de las votaciones más ajustadas de la historia presidencial del país.

Durante su gobierno tuvo lugar la invasión de Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles de Cuba, la construcción del Muro de Berlín, el inicio de la carrera espacial y la consolidación del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, así como las primeras acciones estadounidenses en la Guerra de Vietnam.

kennedy 3

En 1963, Kennedy comenzó a preparar el terreno para las siguientes elecciones e inició una gira por diversas ciudades del país. El 22 de noviembre, John Kennedy y su esposa, Jackie, entraron en Dallas. Era parte de su campaña en la zona más reacia del país con vistas a su reelección de 1964. Cuando recorría sus calles en un coche descubierto, unos disparos sonaron por encima de los vítores, acabando con su vida. Poco después moría en el hospital, desatando la consternación del mundo entero.

Según el informe Warren, el autor del magnicidio fue Lee Harvey Oswald, que desde lo alto de un edificio disparó con un fusil de repetición con mira telescópica. Sin embargo, subsistieron serias dudas sobre la exactitud de esta versión. El enigma sigue abierto y probablemente nunca llegará a resolverse.

Muchos han considerado a Kennedy como un icono de las aspiraciones y esperanzas estadounidenses; en algunas encuestas realizadas en su país continúa siendo estimado como uno de los mejores presidentes de Estados Unidos.