Seleccionar página

El mundo de los anticonceptivos ofrece una sorprendente variedad para la elección de cada mujer: pastillas, inyecciones, óvulos, parches, anillos vaginales, dispositivos subcutáneos o intrauterinos y preservativos. Estos últimos tienen una historia que data de finales del siglo XVI, cuando su componente habitual era el intestino delgado de vaca o cerdo.

condon aloe

Los condones son el único método que actúa para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, y tiene eficacia de hasta en un 97 por ciento para bloquear el paso del espermatozoide en su camino hacia el óvulo. A partir del siglo XIX, el látex se convirtió en el material preferido para su fabricación; y desde entonces ha brindado a los varones mayor sensibilidad y comodidad.

Sin embargo, recientemente se dio a conocer un nuevo material que podría reemplazar a estos preservativos: moléculas especiales del aloe vera. De acuerdo a la investigación de Polina Lishko, de la Universidad de California, este recurso “no trae efectos secundarios, y detendría la fertilización al paralizar la cola del espermatozoide”.

Estos “condones moleculares” se asimilan a otros métodos anticonceptivos químicos, pero son mucho más amigables con la salud de la mujer; pues no son disruptivos con los procesos biológicos de los seres humanos y no atacan al aparato reproductor femenino.

¿Cómo podría un producto vegetal ser un anticonceptivo eficiente? Gracias a las moléculas de Pristimerin y Lupeol, presentes tanto en el aloe vera como en la planta de diente de león, que limitan la movilidad del espermatozoide.

Por ahora, Lishko compartió que su invento actualmente se prueba in vitro en células de primates, para en un futuro realizar estudios con mujeres; quienes no estarán expuestas a sustancias tóxicas u hormonales.

Cuando las pruebas en humanos finalicen, los condones de aloe vera serán parte de la gama que actualmente existe al alcance de todos. Los preservativos con texturas, estimulantes, olores, sabores, colores y hasta luminosos, tendrán entonces una competencia 100 por ciento vegetal.