Seleccionar página

El uso excesivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y la falta de habilidades para manejarlas de manera saludable ha propiciado que cada vez más personas presenten tecnoestrés.

tecnoestrés

Este trastorno se entiende como un estado psicológico negativo y una respuesta adaptativa ocasionada por la utilización exagerada de las TIC.

Eel tecnoestrés se presenta en todas las personas que por su trabajo o actividades cotidianas están en contacto con el uso de las tecnologías, sobre todo en los jóvenes.

Y es que si bien  estas herramientas han facilitado ciertas actividades, también han traído alteraciones como este trastorno que algunos autores definen como “el impacto negativo que tienen las TIC en las actitudes, pensamientos y conductas, y que generan un alto nivel de activación psicofisiológica del organismo”.

El tecnoestrés se deriva de un desajuste entre las demandas laborales (tecnoestresores o tecnodemandas) y los recursos personales (tecnorecursos).

Su aparición depende de las habilidades de las personas para el manejo de las tecnologías, del contenido y los cambios en los puestos de trabajo, y de las estrategias utilizadas por las empresas para la implementación de las TIC.

Por ello, si no se tienen buenas bases para el manejo, se genera un desajuste que puede provocar ansiedad, cansancio, dolores de cabeza, fatiga mental y física, dolores musculares, temor, aburrimiento, aislamiento y conductas agresivas o negativas hacia los demás.

Lo anterior cobra especial relevancia si se consideran los datos que indican qué tan extendido es el uso de las TIC.

De acuerdo con la Encuesta sobre las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de 2013, 88.7 por ciento de las empresas usan computadoras, 84.6 tienen Internet y 93.7 emplean el de banda ancha.

En cuanto a la disponibilidad y uso de las TIC en los hogares, la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de TIC en Hogares realizada por el Inegi (2015-2016) arrojó que en 2016, 45.6 por ciento de los hogares contaban con computadora y 47 por ciento con conexión a Internet.

Además, 47 por ciento de usuarios de computadora tiene seis años de edad o más, y en ese mismo rango de edad, 59.5 por ciento emplean Internet.

Por tanto, es importante que las empresas capaciten de manera adecuada a sus empleados en el manejo de estas tecnologías y aprovechen las habilidades de cada uno en el uso de las mismas.

Además, debe evitarse el trabajo rutinario y fomentarse la realización de actividades en equipo para evitar el aislamiento de los trabajadores, señalan especialistas.