Seleccionar página

En el pasado, un cuerpo con un poco más de grasa era tomado como sinónimo de salud y era bastante apreciado, pero llegó la modernidad y con ella se sustituyó el modelo de cómo debía ser un cuerpo perfecto.

modelo gorda 1

Cada vez vemos modelos mucho más delgadas en las pasarelas y en las portadas de las revistas más importantes de moda y cualquier variación en el peso, les puede costar el trabajo, tal como le sucedió a la danesa Ulrikke Hoyer.

Esta modelo iba a participar en un desfile a realizarse en un crucero para la marca italiana Louis Vuitton, en Japón, pero según denunció en su cuenta de Instagram, fue excluida del evento tras una prueba de vestuario por estar gorda.

Según lo escrito, una de las encargadas del casting del desfile dijo que tenía el estómago muy hinchado, lo mismo que su cara y que necesitaba beber sólo agua durante 24 horas. “Me sorprendí cuando lo escuché”, escribió Ulrikke.

Después de sufrir hambre por la noche y luego desayunar lo mínimo, Ulrikke recibió la noticia de su agente; Louis Vuitton decidió cancelar su participación en el desfile. Al parecer, los problemas no estaban solo en su abdomen y su cara; tampoco su espalda tenía las dimensiones requeridas.

modelo gorda 2

Ante el revuelo causado por la versión de Ulrikke, la directora del casting, Ashley Brokaw, declaró que todo había sido un malentenido y aclaró que antes de la prueba de ropa sabían que la modelo tenía 92 centímetros de cadera y que en la prueba de vestuario la ropa no le entraba bien. Browaw argumentó que la situación les dejaba poco margen de acción, pues no podían rehacer las prendas.

La joven tiene una extensa trayectoria profesional y ha desfilado para firmas como Stella McCartney, Chloé, Erdem o Giambattista Valli, y colaborado con revistas como Dazed & Confused Magazine o Vogue.