Seleccionar página

Perdido en el tiempo, Bernal es un pequeño sitio que ha sido reconocido como Pueblo Mágico por la belleza de sus construcciones y por su colorido, que alberga leyendas y paisajes de ensueño.

bernal 1

San Sebastián Bernal es el nombre completo del pueblo que alberga al tercer monolito más grande del mundo, después del Peñón de Gibraltar y el Pan de Azúcar de Brasil. Las calles adoquinadas, el paisaje y las artesanías en Bernal hacen que el tiempo se detenga para poder admirar deshilados, cobijas y manteles hechos en telares con 100 años de antigüedad.

Fue fundado en 1642 por varias familias españolas que tomaron posesión de esas tierras. Cuenta con bellas edificaciones que datan del siglo XVIII y XIX que conservan estilos arquitectónicos de singular belleza. Antiquísimos balcones floridos y faroles dan vida a este lugar en el que encantadoras tiendas de artesanías exhiben espectaculares y laboriosos manteles y cobijas elaborados en telares de 100 años de antigüedad.

La Peña de Bernal es una referencia obligada para escaladores de todo el mundo. El ascenso a la cima no es fácil. Su altitud se calcula en 2 mil 510 metros sobre el nivel del mar y de 350 metros sobre el nivel del pueblo. Su peso es de aproximadamente 20 millones de toneladas.

Según algunos estudiosos, esta enorme formación rocosa se formó en el periodo Jurásico a causa de un volcán, cuyo magma se solidificó al agotarse su energía. Con el paso del tiempo y la erosión el resto del volcán desapareció quedando sólo la lava solidificada que ahora constituye la peña.

bernal

Si bien existe camino de ascenso a la mayor parte de ella, se puede llegar en coche hasta un mirador que cuenta con estacionamientos y donde el visitante podrá encontrar diversos puestos con artesanía de la región, bebidas refrescantes y antojitos típicos.

A partir de ahí la subida es a pie. Se puede llegar a buena altura sin necesidad de conocimientos especiales; sólo se necesita una buena condición física. Desde la altura podrá apreciar bellos paisajes y desde luego sentir el contacto con la naturaleza.

El último tramo de unos 45 metros es vertical. Para subirlo es necesario tener el equipo y los conocimientos necesarios para la escalada o hacerse acompañar por algún profesional.