Seleccionar página

El Museo del Templo Mayor recién inauguró la exposición “Nuestra sangre. Nuestro color: La escultura polícroma de Tenochtitlan”, la cual recupera el color que originalmente tenían piezas emblemáticas de la cultura mexica.

nuestra sangre 3

La muestra es una aventura que recrea una parte fundamental de la memoria de esta gran civilización que vivió en Tenochtitlan, a través de la policromía en sus esculturas, la cual fue recuperada gracias al trabajo de un equipo interdisciplinario de jóvenes investigadores, arqueólogos, restauradores, químicos, artistas y arquitectos.

Y es que hoy se sabe que pirámides y esculturas que parecían de tonos grises, en realidad estaban profusamente policromadas con tonos que quizá hoy parecen violentos, pero que tienen un gran simbolismo con base en los conceptos y percepciones artísticas que predominaban en Tenochtitlan.

La civilización mexica se encuentra entre los escultores más prolíficos, que alcanzaron un nivel de excelencia plástica en materiales pétreos de origen volcánico como el basalto y el tezontle.

Además de esto, sus piezas estaban pintadas con destellos cromáticos a partir de cinco pigmentos que transformaban la percepción. Ahora, los visitantes a esta muestra podrán tener sensaciones similares a la que disfrutaron nuestros antepasados en los siglos XV y XVI, cuando admiraban estas esculturas.

La muestra está integrada por 28 piezas, obras maestras del Museo del Templo Mayor, de las cuales se crearon algunas réplicas tridimensionales con alta tecnología para recrear su color original.

El visitante podrá admirar los monolitos de las diosas Coyolxauhqui, de la Luna y Tlaltecuhtli, de la Tierra, así como dos cabezas monumentales de serpiente, un Chac Mool, un guerrero estelar y un cráneo humano, todos con la recreación de su cromatismo original.

La muestra también incluye videos explicativos sobre este trabajo de los investigadores para la recuperación del color y finaliza con una sección de objetos de pequeño formato, como vasijas, cetros, cuchillos, relieves y almenas que por ser parte de ofrendas, estuvieron en mejores condiciones de conservar su pigmentación.

La exposición estará abierta al público hasta el próximo 20 de agosto.

 

Lugar: Museo del Templo Mayor

Dirección: Seminario 8, Centro Histórico, Cuauhtémoc, Ciudad de México.

Horario: De martes a domingo de 9:00 a 17:00 horas.

Costo: $70.00

Entrada libre a menores de 13 años, estudiantes, maestros, personas de la tercera edad, pensionados y jubilados presentando identificación vigente. Domingos, entrada libre para nacionales y extranjeros residentes en el país.