Seleccionar página

Nunca es tarde si la dicha es buena, esa es la máxima que empleó una mujer de Pensilvania que mucho tiempo se lamentó de no haber concluido la secundaria y que ahora recibió un diploma honorífico a sus 105 años.

anciana graduada 2

Con toga y birrete y diploma en mano en su asilo de ancianos en Oakdale, Theresia Brandl celebró rodeada de cuatro nietos, ocho bisnietos y cinco tataranietos.

Brandl fue alumna de la Escuela Secundaria Stowe, pero tuvo que abandonar los estudios para cuidar a su madre enferma. Años después, la escuela se fusionó con otra y crearon la Escuela Secundaria Sto-Rox, que fue la institución que le otorgó el diploma.

La iniciativa fue obra de la Twilight Wish Foundation, que trata de cumplir los deseos de gente mayor de 65 años de edad. Una administradora del asilo de ancianos mencionó el caso de Brandl a la fundación y fue como logró graduarse con honores.