Seleccionar página

Los musulmanes son minoría en la India, con una población de 155 millones, y sus matrimonios y divorcios están regulados por la ley musulmana de familia, basada en la sharia, pero existe una polémica práctica que ahora está siendo analizada en el Tribunal Supremo de ese país.

talaq india 1

Conocida como el triple talaq, esta controvertida forma de divorcio islámico, por la que los hombres musulmanes pueden disolver instantánea y unilateralmente sus matrimonios con solo pronunciar la palabra talaq tres veces, llevó a la Corte a abrir una serie de audiencias que tendrán el objetivo de examinar una serie de demandas emprendida por activistas de derechos humanos, en la que aseguran que ésta es una práctica discriminatoria para las mujeres.

Según un estudio realizado por el Movimiento Indio de Mujeres Musulmanas, existen miles de casos en los que el talaq ha dejado a las mujeres desamparadas y sin lugar a donde ir, muchas de ellas, madres, y sus hijos se quedan sin casa de un momento a otro cuando sus esposos se divorcian de manera unilateral.

La organización encontró que una de cada once de las cuatro mil 710 mujeres musulmanas entrevistadas sufrió un divorcio provocado por el triple talaq. También asegura que las musulmanas en India viven con miedo a quedar en la calle y vivir en el ostracismo social y hasta el 92 por ciento de ellas quiere que sea abolido.

talaq india 3

En la audiencia, cinco jueces de distintas religiones (un hindú, un sij, un cristiano, un zoroástrico y un musulmán) se centrarán primero en determinar si el divorcio por talaq es constitucional. Una de las claves es aclarar si se trata de un asunto inherente a los derechos humanos o a la religión musulmana.

Desde tiempos de la colonia británica en India se estableció una serie de “leyes personales” en las que las distintas religiones pueden regular sus asuntos, entre ellos el matrimonio, el divorcio, la propiedad o la herencia, pero en el caso de los musulmanes, se basa en la sharia. Es decir, que en India los matrimonios son mayoritariamente regidos por la religión, no son civiles y esto dificulta que el triple talaq se logre abolir por el camino judicial.

Esta audiencia llega en un momento políticamente sensible, pues en la sociedad india hay un miedo de radicalización hacia el hinduismo, que se ha visto incrementado con el gobierno del primer ministro Narendra Modi.