Seleccionar página

La muñeca inflable siempre ha sido un juguete sexual bastante curioso. Si antes venían dobladas en una caja, listas para tomar forma, ahora hay una nueva generación que puede parecer tan real que da miedo.

muneca inflable 2

Estos fetiches son clásicos, pueden ser económicos, y hasta algunos se atreverían a decir que son las mejores compañeras sexuales porque nunca les duele la cabeza. Por una cosa o por otra, muchas muñecas inflables habitan en los hogares y en las camas de varias personas que recurren a ellas.

Pero en Reino Unido, las muñecas podrían ayudar a aliviar la tensión sexual de los internos de un penal y con ello reducir las violaciones, tal y como lo propuso un prisionero, quien ya ha hecho la solicitud formal a las autoridades del centro penitenciario.

Jack Swarez, quien está preso desde el 2012 por haber sido el cerebro de una red de narcotraficantes y cumple una condena de 17 años de cárcel, sostiene que las cárceles “están repletas de hombres jóvenes llenos de testosterona que darían lo que fuera por un poco de pasión”, lo que genera que a veces “estén inquietos y quieran hacer travesuras”, molestando a otros internos.

muneca inflable 3

En su petición detalla que la idea surgió mientras veía un documental de hombres que vivían en compañía de muñecas sexuales. “Me di cuenta de que todos estos hombres parecían muy felices y sin estrés. Hay empresas que fabrican estas muñecas: les puedes enviar una foto de tu pareja y ellos hacen un muñeca con las mismas características”, explica Swarez.

Además, los internos podrían realizar otro hacer otro tipo de actividades con las muñecas que no se limitan únicamente a lo sexual, como escuchar música, ver películas o simplemente convivir con ellas.