Seleccionar página

Desde hace algún tiempo han sido cientos las personas que han hecho noticia por alterar sus cuerpo para convertirlo en un personaje de ficción. El último es un joven argentino de 25 años, quien invirtió más de medio millón de pesos para parecerse a un elfo.

luis padron elfo

Luis Padrón es el nombre de este hombre que vive en Buenos Aires, y que se obsesionó con el mundo fantástico de los elfos y los ángeles después de sufrir bullying cuando era niño. “Como un escape me sumergía en películas de fantasía como Laberinto y La historia sin fin, así como otros cuentos de fantasía”, reconoció al diario inglés Daily Mail.

Su cambió inicio cuando comenzó a blanquear su cabello y piel, lo que actualmente lo obliga a tener un largo ritual diario que incluye cremas, tinturas, tratamientos faciales y bloqueadores de sol de factor 100.

También se sometió a una liposucción, rinoplastia y varias operaciones para cambiar el color de sus ojos, sin mencionar un procedimiento para remover todo el vello de su cuerpo. Actualmente se está preparando para someterse a otra operación con la que pretende transformar sus orejas, dándole el toque puntiagudo característico de este personaje.

En un futuro pretende realizar implantes de cabello para darle una forma de corazón y una operación de alargamiento de sus miembros para hacerlo ver más alto.
padron elfo4

“Quiero ser un elfo, un ángel y una fantasía, mi objetivo es parecer inhumano, etéreo, elegante y delicado. Tengo mi propio ideal de belleza y quiero lograrlo no importa qué”, reconoció al diario.

“La gente me ha mirado desde que era adolescente, así que ahora es muy normal para mí. Me gusta que la gente me mire y no me importa lo que piensen”, agregó. “Me considero transespecie, de la misma manera que las personas transexuales se sienten, tengo que ser como me siento por dentro, no espero que la gente entienda, pero les pido que la respeten”, explicó.

Para pagar todas sus operaciones y tratamiento, Luis Padrón trabaja vendiendo merchandise y productos de cosplay.

Fuente: BioBioChile