Seleccionar página

Hace 200 años que existe un invento que hoy forma parte de actividades deportivas, recreativas y movilidad sustentable: la bicicleta. Este 2017 es un año clave donde los festejos del Bicentenario de ésta y las actividades que se llevaron a cabo del Foro Mundial de la Bicicleta (FMB6), dejaron a muchos con la curiosidad de empezar a moverse en bici hacia el trabajo o centro de estudios.

uso bici ciudad 1

¿Por qué la bicicleta se está convirtiendo en tendencia mundial? Debido al ahorro que se genera cuando no se gasta en gasolina, además de contribuir a mejorar la calidad del aire, es fácil adoptarla como medio de transporte y activa todos los músculos del cuerpo junto al sistema nervioso central. Aunado a esto, es buena para la movilidad urbana y ayuda a combatir el estrés.

Lo primero que debe hacer un ciclista urbano es recordar que el uso del casco, chaleco de colores vibrantes o con cintas reflejantes, son necesarios para lograr que los automovilistas lo vean, y para proteger la cabeza en caso de alguna caída o accidente.

En Ciudad de México y algunas urbes de la República Mexicana, el carril derecho tiene prioridad para tránsito de bicicletas; aunque realmente en toda la ciudad se puede usar esta vía para movilizarse, siempre y cuando no se bloquee a los automotores. Ceder el espacio para los coches, también es tolerancia.

El uso de las calles en el sentido que lo marcan es reflejo del civismo, así como no rodar por las banquetas y explanadas peatonales. Es necesario respetar la circulación tal y como la vía lo demarca. Recuerda: si un conductor te atropella mientras vas en sentido contrario, no tendrá responsabilidad del accidente ni los gastos médicos.

Antes de salir de casa, es necesario checar el nivel de los neumáticos, frenos, llevar luces suficientes para la parte delantera y trasera, y comprobar que las llantas están en buen estado. Y hacer mantenimiento cada seis meses. La altura de la silla debe ser paralela al hueso de la cadera; esto para evitar lesiones futuras de rodillas.

Realiza pruebas los fines de semana para medir las distancias, tiempos; conocer el terreno y detectar las fallas que pueda tener la ruta para maniobrar con mayor facilidad. La mano izquierda es tu direccional, extendida sobre la línea del hombro es para mantenerte en el carril o girar a la izquierda y hacia arriba es que te detendrás. ¡Disfruta el camino y comprueba lo saludable que es moverse en bici!