Seleccionar página

El hombre, en su constante afán de superación, ha intentado desde siempre el ambicioso desafío de crear la obra más grande y magnífica del mundo, dando paso a imponentes construcciones en todo el planeta.

alberca grande 2

El complejo vacacional San Alfonso del Mar, situado en Chile, posee una de las instalaciones más impresionantes y que puede dejarte sin aliento. La alberca de este sitio sorprende por su color turquesa transparente, incluso más cristalinas sus aguas que las del océano Pacífico, junto al que se encuentra.

Pero realmente la piscina sorprende porque tiene exactamente mil 13 metros de largo, ocupando una superficie de ocho hectáreas, seis veces más grande que la segunda más grande del mundo, la alberca Orthlieb en Casablanca, Marruecos. Además, tiene una profundidad de tres metros, siendo también la más profunda del mundo.

Su singularidad ha sido reconocida por el Libro Guinness de los Récords en 2007, pero además de su tamaño, esta piscina se caracteriza por la calidad de sus aguas de un color típico de los mares tropicales, lo cual se consigue mediante un sistema de oxígeno a presión que permite purificar grandes cantidades de agua con un mínimo de productos químicos.

Otra de sus características es la temperatura del agua, ya que está climatizada y supera en algunas zonas en nueve grados la temperatura del mar. Durante el verano mantiene la calidez de sus aguas y puede llegar a los 26 grados centígrados.

San Alfonso del Mar es un resort con edificios de apartamentos de forma piramidal inaugurado en 1988 por el empresario Fernando Fischmann. La alberca requirió cinco años para ser construida y se invirtieron unos 3.5 millones de dólares. Su mantenimiento anual alcanza los dos millones de dólares.