Seleccionar página

Cuenta la leyenda maorí que el Monte Taranaki peleó contra otras montañas cercanas por el amor de la bella Pihanga. Derrotado, Taranaki marchó rumbo al sol poniente. En su camino, dejó un profundo surco que fue rellenado por el río Waitomo. El monte permaneció dormido en la costa, aunque los nativos estuvieron durante mucho tiempo recelosos de ocupar el sitio por si el monte decidía volver.

selfie maori 1

Es precisamente este monte, que en algún momento fue utilizado para la filmación de El Último Samurai y El Hobbit, el que fue literalmente profanado por la modelo neozelandesa Jaylene Cook, quien buscando el selfie perfecto para compartir en Facebook e Instagram, ha desatado la ira de los maoríes.

La chica, quien cuenta con más de 300 mil seguidores en Instagram, decidió subir a la cima más sagrada de la comunidad y tomarse una foto completamente desnuda. En la imagen, se puede observar a Cook contemplando el paisaje de espaldas, con solo sus zapatillas, guantes y un gorro de lana encima, lo cual choca con los valores y creencias de los aborígenes de Nueva Zelanda, que la han tildado de “irrespetuosa”.

“Es como si alguien fuera a la basílica de San Pedro en el Vaticano y se tomara una foto desnudo”, explicó Dennis Ngawhare, el portavoz de una tribu local.  “Es un lugar sagrado y hacer algo así allí es muy inapropiado”, añadió.

La fotografía, que lleva cuatro días en la red social, acumula casi nueve mil 400 likes y más de 400 comentarios, algunos de admiración, pero otros muchos reprueban la conducta. “Despreciar el monte por unos pocos likes no es padre” o “Esto es tan jodid*mente ofensivo. Si conocieras la historia de Taranaki sabrías cuán irrespetuoso es esto. Sí, esta vista es increíble pero debes respetar la tierra”, fueron algunas de las reacciones a su imagen.