Seleccionar página

El término de parejas “DINK”, “DINKY” o “DINKI”, viene desde la época de los ochenta con la abreviatura en inglés de “double-income; no kids”, es decir, un doble sueldo sin hijos. Son matrimonios que en vez de conformar una familia tradicional con uno o más hijos, deciden vivir con un estilo donde la reproducción no existe por decisión y usar sus dos sueldos para disfrutar de lujos que difícilmente familias “comunes” podrían darse.

dinks2

Las parejas que aplican el concepto hoy, en pleno siglo XXI, son aquellas que se unen para compartir aficiones y vivir a plenitud su compromiso, donde la agenda luce repleta de actividades como ir a comer a costosos restaurantes, salir todos los fines de semana a lugares exclusivos y visitar un gran número de países.

No tener hijos puede llegar a ser un “estigma” dentro de la sociedad mexicana donde conformar hogares de hasta 12 hijos se usaba en la época antigua y se extendió hasta comienzos de los años 2000. Ahora, quizá se traiga al mundo uno o dos, hasta tres; o ninguno, como lo hacen ellos. Los nuevos hogares no cuentan con una segunda habitación para los “peques”; a cambio, los departamentos de las parejas “DINK” son minimalistas y decorados con piezas de diseñador.

¿Qué logra un matrimonio que junta sus sueldos mensuales? Tendrá cubiertos los gastos del hogar, y ahorrarán en este periodo al menos 30 mil pesos, mismos que serán aprovechados para fines lúdicos y recreativos. Los conciertos en diversas partes del planeta son una inversión frecuente. Ir a ver a Jamiroquai en Nueva York, a The Rolling Stones en Madrid y disfrutar de un recital de Adele en Londres.

Clase media-alta y alta, se enfocan mucho más en la plenitud y en mantener un estatus de vida elevado. Parejas que están en el target de 25 a 50 años, los que decidieron no procrear, quienes eligen no tener hijos y ser felices con el disfrute mutuo. Aunque claro, desde la Iglesia hasta la sociedad los señala por ser “antibiológicos”. Para ellos, basta con ser reconocidos en sociedad como dos personas que se adoran y que la pasan muy bien.

Tras la aparición de las redes sociales, se hace más notorio cada paso que dan estas parejas “DINK”, al registrar cada visita a un lugar lujoso o cuando toman un avión a un destino exótico y es más excitante hacerlo sin la responsabilidad paternal.