Seleccionar página

Diversos estudios sobre contaminación acústica señalan al ruido como un gran problema en las grandes y medianas ciudades. Desde los sonidos excesivos que produce el tránsito hasta aquellos que surgen en una convivencia entre vecinos, nuestra vida se ve afectada por los ruidos que generamos unos y otros en nuestras viviendas. 

policia salsa 1

Pero, ¿dónde está el límite entre la libertad de hacer y deshacer en nuestra casa y el respeto al vecino? Nunca falta el vecino que pone demasiado alta la música, arrastra los muebles, grita regularmente y aunque le pidamos amablemente que no haga mucho ruido, pocos son conscientes de ello y se tiene que recurrir a la policía para que cesen los sonidos.

Rompiendo con todos los paradigmas de las fuerzas policiales estadounidenses, Juan Carlos Bruno, oficial de policía de San Antonio, Texas, causó asombro y admiración, pues en ves de ir a detener una fiesta por el ruido que ocasionaba, terminó quedándose y enseñó a varios invitados a bailar salsa.

Leslie Sapp, organizadora de la fiesta, dijo que alguien se quejó del fuerte volumen. Cuando los oficiales llegaron al lugar y vieron a un grupo de chicos participando en una competencia, se pusieron a bailar.

“En lugar de terminar o incluso interrumpir el evento, el oficial pidió que se le pusiera una canción, y cuando la canción sonó, bueno, el video habla por sí solo”, aseguró Sapp en su publicación en Facebook.

El actuar del policía de San Antonio Texas fue aplaudido por los asistentes a este festejo, quienes de manera gustosa accedieron a lo que llegó después de los pasos de salsa, que fue darle fin a la fiesta.