Seleccionar página

Nombrado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, Guanajuato es una tierra donde puedes caminar por sus pintorescos callejones, conocer su historia, hacer vibrar los sentidos con sus magníficos festivales y eventos artísticos, o maravillarte con los cuerpos momificados naturalmente.

universidad gto 2

Su arquitectura es única, cuyos edificios son ejemplo de los estilos neoclásico y barroco. Uno de ellos es, sin duda, el edificio central de la Universidad de Guanajuato, sitio obligado a visitar en la capital guanajuatense. Se trata de un monumento histórico, escenario de diversas cintas cinematográficas que también se plasma en el billete de mil pesos, pero sobre todo, representa el emblema de la educación superior en el estado y el país.

El edificio ha pasado por tres momentos o épocas que lo marcaron. El primero de ellos cuando a través de los sacerdotes jesuitas nació el colegio de la Santísima Trinidad en 1734, que recibió apoyo de Pedro Lascuráin de Retana, considerado el más grande benefactor de la Universidad de Guanajuato.

También pasó la época donde la educación estaba ligada a la iglesia y donde solamente había carreras para hombres: gramática, retórica, legislatura y la carrera sacerdotal. Posteriormente se dio la separación de la iglesia en tiempos de Benito Juárez y en 1890, se decidió ampliar nuevamente el edificio.

La universidad no tiene metal que lo soporte, no tiene castillos, fue construido piedra sobre piedra, soportado por contrafuertes, que son los pilares. Su fachada actual cuenta con una torre renacentista con acabados neogóticos que parece un castillo medieval. En la puerta neoclásica vemos dos pilares grecorromanos que soportan un triángulo; arriba hay ventanas de estilo francés con incrustaciones barrocas, las cuales se transforman en una cruz jesuita.

Finalmente, esta sede alberga las oficinas administrativas y es fácilmente reconocible por la escalinata grande de 113 escalones. En el interior se encuentra además una capilla del siglo XVI, conocida como el Templo de los Hospitales, la cual fue construida por Vasco de Quiroga para los mineros indígenas, siendo dedicada a la Virgen del Rosario y que es llamada ahora nuestra Señora de Guanajuato.