Seleccionar página

Apreciada por su poderosa voz y su gran personalidad, que le han dado fama mundial, Barbra Streisand es hoy una leyenda viva del teatro, el cine y sobre todo, de la música.

barbra streisand 2

Fue una chica judía de familia modesta, nacida el 24 de abril de en Williamsburg, Brooklyn, Nueva York. Su padrastro y su madre la consideraban el “patito feo”, pero pronto comenzó a construir una impresionante carrera en la década de los sesenta y a los 22 años ya era una estrella del teatro y a los 26, del cine.

En 1961 debutó en Broadway, los éxitos se sucedieron y alcanzó reconocimiento con la obra I can get it for you wholesale, en la que trabajó junto a Elliot Gould, que al cabo de un año se convirtió en su marido. Pero el teatro no fue suficiente; al mismo tiempo que salían sus álbumes, apareció en programas de televisión y radio, y el público descubrió su voz.

En 1964 se celebró en Boston la primera representación de Funny Girl, la obra que la lanzó al estrellato y Streisand estaba a punto de saltar a la pantalla grande. Su actividad cinematográfica fue muy peculiar. A pesar de no ser una gran actriz y de contar en su filmografía con auténticos fiascos como Ha nacido una estrella o Combate de fondo, el público la adoraba; abarcaba tantos campos que contaba con fans en todos los frentes.

Con su primera película, la versión cinematográfica de Funny Girl, consiguió un Oscar. Cobró 90 millones por la segunda, Hello Dolly y trabajó a las órdenes de William Wyler, Vincente Minnelli, Gene Kelly, Herbert Ross, Peter Bodganovich o Sidney Pollack, al tiempo que fundaba su propia productora, Bar-Wood Films.

En ese momento, su carrera cinematográfica no se acercaba ni remotamente a la musical, empezó a acariciar la idea de dirigir. Su primer proyecto, The Woman, nunca se llevó a cabo, pero tres años después, se embarcó en un musical que protagonizó, dirigió y coprodujo: Yentl, la historia de una chica judía que ha de hacerse pasar por un hombre para poder estudiar el Talmud.

La experiencia la repitió en 1991, esta vez sin canciones, con El príncipe de las mareas, que también protagonizó. En El amor tiene dos caras, rescató a una magnífica Lauren Bacall, que consiguió una nominación como mejor actriz secundaria, aunque no la estatuilla.

En su fructífera carrea tiene dos Premios Oscar, cinco Emmys, ocho Grammys, cuatro Golden Globes y un Tony, a los que podríamos sumar el premio American Film Institute a toda una carrera, la medalla Nacional de América de las Artes y la Legión de Honor francesa.

Gracias a su frenética actividad discográfica, y pese a su relativa inactividad en las últimas tres décadas, continúa siendo la artista solista femenina que más ha vendido en la historia en los Estados Unidos con, por lo menos, un álbum número 1 en Billboard en cada una de las últimas seis décadas, consiguiendo 52 discos de oro, 31 de platino y 13 multiplatinos

En su vida personal, Streisand es conocida por su franca orientación política liberal y progresista, y es una activa defensora de sus ideas dentro del Partido Demócrata. Es asimismo una firme defensora de la causa de Israel.

Por otra parte, su implicación política en la lucha por los derechos civiles de las mujeres, los gays y las lesbianas, las causas medioambientales, así como el absoluto control que ejerce sobre todo su trabajo a menudo la convierten también en blanco de la hostilidad de los sectores conservadores de la industria del cine y la prensa norteamericana, que no pueden negar su impresionante carrera artística y sus incuestionables éxitos, pero los simplifican reduciéndola a la categoría de diva o convirtiendo en noticia sólo los aspectos más banales de su vida íntima.