Seleccionar página

Parecerte a tu ídolo no pasa de ser un sueño pasajero; una simple fantasía que, como la mayoría de la gente, se deja atrás con la adolescencia; sin embargo, muchos no se conforman con el rostro que la vida les dio y están dispuestos a hacer lo que sea necesario, incluyendo pagar miles de pesos y someterse muchas veces al bisturí del cirujano plástico, para transformarse en el doble de su estrella favorita.

trunks-2

Desde la muñeca Barbie hasta la ganadora del Oscar, Jennifer Lawrence, han sido inspiración para personas al momento de fijar un parámetro de belleza, pero para Julian Louw, doble de acción, su “muso” fue Trunks, su personaje anime favorito.

Julian creció como un fan total de Dragon Ball Z, pero llevó su obsesión a otro nivel, buscando transformarse por completo en Trunks, el guerrero viajero del tiempo.

“Dragon Ball Z es uno de los más intensos y profundos animes que yo haya visto”, declaró Louw. “Cuando la gente me ve como Trunks solo veo caras de wow, me encanta”, añadió.

Evidentemente no fue fácil llegar a esto; para empezar, Julian dijo que volverse Trunks le ha costado un mínimo de cinco mil dólares anuales, entre costos de entrenamiento, alimentación, etc, esto porque según declaró, no quería ser una mala imitación de ese personaje, sino lucir lo más apegado posible, sobre todo físicamente. Júzgalo tú mismo.