Seleccionar página

Todo empezó con una broma para cinéfilos y se convirtió en una discusión sobre racismo, corrección política y uso de las redes sociales en Uruguay. Y es que a la tendencia antiinmigrante, especialmente de México, impulsada por Donald Trump, hay quienes se subieron al tren del mame sin tener conciencia de las consecuencias que pudieron derivar en un pleito diplomático.

cartel-bar-1

La Embajada de México en Uruguay tildó de “lamentable y deplorable actitud racista” la exposición de un cartel publicitario en un bar en Montevideo en el que se leía la frase en inglés “no dogs or mexicans allowed” (no se admiten perros ni mexicanos).

El letrero, según los propietarios del establecimiento Coffee Shop, aludía a una expresión de la película del director norteamericano Quentin Tarantino, The Hateful Eight (Los ocho más odiados), concretamente a una escena que protagoniza el actor estadounidense, Samuel L. Jackson.

A través de un comunicado enviado a la cancillería uruguaya, la Embajada mexicana señaló que “reprueba y rechaza terminantemente la exhibición sobre la vía pública de un cartel en el que se ofende y discrimina a los nacionales mexicanos”.

En ese sentido, apeló al “respeto y solidaridad que siempre ha imperado entre México y Uruguay” y pidió a la cancillería del país sudamericano que exija al negocio que “deje de fomentar de manera inmediata y definitiva actitudes denigrantes contrarias a los valores y principios de la sociedad uruguaya.”

Por su parte, los propietarios del establecimiento explicaron a través de su página de Facebook, que se trataba de un “gran malentendido” y mencionaban la frase dicha en la cinta de Tarantino. “Entendemos que puede haber sido insultante de manera accidental, por lo que es necesario aclarar que nunca haríamos este tipo de declaración en serio”, expresaron, al tiempo que reiteraron que “absolutamente nadie ha sido discriminado en nuestro establecimiento jamás”.