Seleccionar página

Singapur no solo quiere ser la ciudad más cara del mundo para vivir, también está trabajando para ser un modelo de vanguardia a seguir en cuanto a seguridad se refiere.

robots-singapur-2

La empresa de seguridad Ademco Security Group acaba de lanzar su tropa de robots patrulla, que funcionan sin necesidad de control humano para que vigilen las calles del país asiático. La compañía ya utiliza esta tecnología y pretende hacer negocio alquilando sus robots autónomos de vigilancia a particulares y empresas que estén buscando soluciones de seguridad innovadoras y en determinados casos más eficientes que los convencionales guardias humanos.

Esta iniciativa surgió en respuesta a que muy poca gente quería trabajar como guardias en Singapur. Los nuevos protectores del orden tienen sólo 1.6 centímetros de altura y parecen salidos de cierta película de Pixar, pero según sus creadores, representan una opción confiable para quienes no desean arriesgar su pellejo durante los turnos de vigilancia.

Los robots poseen más de cinco cámaras en su cuello y su inteligencia artificial es capaz de grabar placas de coches y monitorear todas las actividades que sucedan a su alrededor y hasta a 10 metros de distancia. También puede detectar anomalías como incendios o ruidos fuertes y son capaces de soportar el clima tropical típico de Singapur.

Toby Kob, directivo de Ademco Security, explicó que estos robots en principio no pretenden sustituir a los vigilantes humanos sino complementar su trabajo ahorrándoles la obligación de patrullar y otras tareas, una estrategia que se está extendiendo en el mundo de los negocios.