Seleccionar página

Existen muchas personas que están más solas que una ostra, y otras que piensan que su destino es vivir “Forever Alone”. Esos que ya se resignaron a esta situación sentimental llegan a cosas realmente increíbles, como es la historia de este ingeniero chino de 31 años.

robot-china-1

Zheng Jiajia es experto en inteligencia artificial y ante la falta de prospectos, decidió casarse con Samantha, un robot que creó, capaz de tener orgasmos.

El día de la “boda”, que tuvo lugar en la ciudad de Hangzhou, la “prometida” vistió un traje negro y llevó la cabeza cubierta por un pañuelo rojo, como marca el ritual tradicional chino. A la ceremonia acudieron su madre y sus amigos.

El robot femenino fue creado a finales del año pasado y actualmente puede reconocer algunos caracteres chinos y articular unas cuantas palabras sencillas; sin embargo, el ingeniero planea mejorar sus funciones y lograr que camine y que pueda ayudar en las tareas del hogar.