Seleccionar página

Samsung Electronics, el mayor vendedor de teléfonos inteligentes a nivel mundial, presentó su nuevo Smartphone insignia, el Galaxy S8, la mejor arma que tiene para dejar atrás la pesadilla que significó el Galaxy Note 7, cuya batería altamente inflamable obligó su retiro masivo a unas semanas de ser lanzado con serias consecuencias a su popularidad y sus finanzas.

galaxy 8

Ahora, la compañía que tiene su sede en Seúl, la capital del Corea del Sur, retrasó casi un mes la presentación de su dispositivo estelar, con la intención de evitar al máximo cualquier falla que sepulte su reputación y la comience a rezagar en el mercado ante su archirrival Apple y Huawei, la marca con mayor proyección del mercado.

Por lo pronto el dispositivo presentado esta semana destaca por su pantalla que ocupa casi por completo la parte frontal y conserva la curvatura de los modelos Edge que la compañía presentó los dos últimos años. Si bien en 2015 y 2016 Samsung fabricó un modelo convencional (versión flat) y otro curveado en sus costados, ahora la diferenciación será el tamaño. Habrá un Galaxy S8 con una pantalla de 5.8 pulgadas y un Galaxy S8+ de 6.2 pulgadas.

La tecnología de la pantalla replica la tecnología que Samsung había aplicado al Galaxy Note 7, el HDR, o alto rango dinámico, que potencian la luminosidad y el rango de colores en cada pixel. La cámara trasera de los dispositivos se mantiene en 12 megapixeles, en tanto que la delantera se incrementa de 5 a 8 megapixeles.

Otro cambio relevante en la fisonomía del dispositivo es el botón que capta la huella digital, ya que este fue trasladado a la parte posterior, junto a la cámara principal, para poder dar mayor espacio a la pantalla. Los colores para ambos modelos serán negro, rosado y plateado y tienen protección contra agua y polvo.

Por dentro, conservan los 64 gigabytes expandibles hasta 256 con tarjeta micro SD, así como los cuatro gigabytes incluidos en la versión S7. También habrá dos versiones de procesador, uno con Snapdragon 835 y otro con Exynos 8895, ambas versiones renovadas en comparación con los procesadores de la generación anterior.

Además de la pantalla, la batería es el otro gran diferenciador entre el Galaxy S8 y el S8+. El primero tendrá 3,000 miliamperios y el segundo, 3,500. Ambos podrán recargarse con cable o bien, de forma inalámbrica.

Pareciera que el plan de Samsung fue perfeccionar detalles de la versión anterior de la gama Galaxy S y las virtudes del malogrado Note 7.

“El Galaxy S8 y S8+ están diseñados para ser mucho más que smartphones. Están diseñados para cambiar la forma en que capturas y ves tu vida”, dijo la compañía.

Ahora, la gama S tendrá entre sus herramientas la posibilidad de reconocimiento facial mediante el iris del ojo –al igual que el Note 7–; la posibilidad de conectar el dispositivo a un monitor y un mouse para utilizarlo como computadora de escritorio, así como la función de abrir dos aplicaciones al mismo tiempo.

Si los iPhone utilizan el asistente Siri, Google tiene su Assistant o Amazon a Alexa, Samsung presentó en esta ocasión Bixby, el cual permitirá, entre otras cosas, activar o desactivar funciones del Smartphone o reconocer monumentos y botellas de vino, entre otras aplicaciones.

Quizá el nuevo teléfono inteligente de Samsung no revoluciona el mercado, pero tampoco lo han hecho en los últimos años Apple, Sony, LG, HTC o las emergentes chinas, sin embargo la presentación de hoy podría implicar una reformulación de la manera en que Samsung devela sus productos, incluida la definitiva desaparición de la gama Note.

En los últimos años Samsung dividía en un periodo de tiempo de varios meses la presentación de sus smartphones estrella. En el Mobile World Congress, la feria tecnológica que se celebra a finales de febrero y principios de marzo en Barcelona, presentaba tradicionalmente el nuevo Galaxy de la gama S, en tanto que medio año después presentaba la gama Note, de dimensiones más grandes, el cual competía con dispositivos como el iPhone versión Plus que ha sacado los últimos tres años, o la gama Mate de Huawei.

Las nuevas terminales de Samsung y sus amplias pantallas pueden enfrentar esa competencia sin ningún problema.

El nuevo teléfono de Samsung Galaxy S8 tiene dimensiones físicas menores que el S7, es dos milímetros menos alto y 4.5 milímetros más delgado, pero su pantalla de 5.8 pulgadas es poco más grande que la del S7 Edge de 5.5 pulgadas, incluso que la del Note 7, de 5.7 pulgadas. La versión Plus es seis milímetros más alto y apenas 0.5 milímetros más delgado que el Note 7, pero su pantalla es 0.5 pulgadas más grande.

El plan de la compañía electrónica que pertenece al mayor conglomerado empresarial de Corea del Sur parece modificar así su anterior modelo de negocio a uno muy similar al de Apple, que siempre presenta la versión normal y la Plus el mismo día. Claro, Samsung tiene un abanico grande de modelos gamas medias y bajas, a diferencia de la estadounidense, que solo maneja una.

Tras el incidente de las explosiones, Samsung resolvió de una manera franca encontrar el origen del problema, resguardar al máximo la seguridad de sus compradores y ofrecerles alternativas o bien, la devolución de su dinero, lo que orilló a la coreana a quedarse con los más de tres millones de dispositivos que ya había fabricado.

Todavía espera hacer negocio con las Galaxy Note que están en su bodega, ya que las que no utilice para extraer piezas para reciclar o para nuevas pruebas las relanzará en mercados que lo permitan. Distintos países, entre ellos México, al parecer no lo permitirán.

Los nuevos integrantes de la familia Galaxy saldrán al mercado el 21 de abril en algunos países, entre ellos Estados Unidos. En México, la preventa comenzará el 24 de abril y estarán disponibles de forma física el 5 de mayo.

Hasta el momento sólo la empresa Telcel, la división de telefonía de América Móvil propiedad del empresario Carlos Slim, confirmó en sus redes sociales que tendrá a la venta el Galaxy S8 y el S8+, sin detallar su precio, aunque en Estados Unidos el primero saldrá a un precio de 720-750 dólares para el primero, y entre 840 y 850 dólares para el segundo.

gear sam

PRESENTA LOS NUEVOS GEAR 360 Y GEAR VR

La tecnológica coreana también presentó una nueva versión de su cámara Gear 360, que ahora permite grabar en formato 4K videos en 360 grados, mismos que se podrán compartir en tiempo real en Facebook, YouTube y en la plataforma de realidad virtual de Samsung .

Por otro lado dio a conocer modificaciones en sus lentes de realidad virtual o Gear VR, los que ahora integran un controlador de movimiento que permiten una forma de interacción a los usuarios con el entorno. En los contenidos se podrán ver además videos en 360 grados compartidos por Buzzfed y The New York Times.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx