Seleccionar página

Si algo abunda en Oaxaca, son bellas artesanías y exquisitos platillos tradicionales. Para apreciar la vasta riqueza artesanal y gastronómica de este estado, es obligado visitar los mercados Juárez y 20 de noviembre, situados a unas cuantas cuadras del Zócalo y separados entre sí por una calle.

mercados oaxaca 1

Tiempo atrás, el mercado Juárez era una plaza, la cual llevaba por nombre Plaza del Marqués; es por ello que en la planta superior de la entrada se encuentra una placa que dice “MARQVES”.

Dejo de ser plaza cuando las Plazas de los Cántaros y de las Armas se convirtieron en la Alameda y el Zócalo, lo que obligó a que los comerciantes que ponían su tianguis a diario en dichas plazas se ubicaran en la Plaza del Marqués y con ello, se expandieran a lo que hoy es el mercado 20 de noviembre.

Aquí encontrarás alimentos típicos, como dulces, pan de yema, queso de hebra y de mantequilla, totopos, chocolate amargo, cremas de mezcal y los crujientes chapulines, grandes y pequeños, asados en un comal y aderezados con chile piquín y limón. Es el ideal también para comprar recuerdos como alebrijes, piezas de barro negro procedentes de San Bartolo Coyotepec, artículos de piel, tapetes de Teotitlán del Valle, jorongos y sarapes y muchos otros recuerdos.

mercados oaxaca 3

Por otro lado, el mercado 20 de noviembre es perfecto para disfrutar de una exquisita comida. Aquí podrás deleitar a tu paladar con una gran variedad de platillos oaxaqueños, desde las famosas tlayudas con tasajo y frijoles hasta un pollo con mole negro.

La construcción  del mercado 20 de noviembre comenzó en marzo de 1862, concluyéndose en 1882. El motivo para su construcción fue el mismo que el del mercado Juárez, por lo que el ayuntamiento solicitó al gobierno el Exconvento de San Juan de Dios, ya que la cercanía con la Plaza del Marqués estaba a unos solos metros.