Seleccionar página

El Templo Expiatorio de Guadalajara es una impresionante joya arquitectónica neogótica, considerada como la máxima obra en su estilo en México.

expiatorio gdl 2

El Expiatorio, cuyo nombre completo es Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento, comenzó su construcción el 15 de agosto de 1897 y terminó 75 años después, en 1972, esto debido a que se detuvo sus avances en el periodo de la Revolución y de la Guerra Cristera.

La idea de construir un templo dedicado al Santísimo Sacramento en la ciudad de Guadalajara, surgió a finales del siglo XIX, cuando un grupo de feligreses formaron una comisión encargada de realizar dicho templo. Así el entonces arzobispo Pedro Loza y Pardavé, junto con la comisión organizaron un concurso entre algunos arquitectos e ingenieros para seleccionar el proyecto de dicho templo.

El proyecto seleccionado fue el del arquitecto Adamo Boari, famoso arquitecto italiano traído por el entonces presidente Porfirio Díaz, quien posteriormente trabajaría en los proyectos del Palacio de Bellas Artes y el Palacio del Correo Mayor en la Ciudad de México.

expiatorio gdl 3

El templo está hecho mayormente de piedra tallada tal y como se hacía en la Edad Media. Los enormes vitrales fueron hechos por Jaques y Gerard Degusseau de Orleans, Francia, según diseños del artista y pintor Maurice Rocher.

Las puertas del templo son de madera de granadillo y tienen figuras de bronce incrustadas; los tres tímpanos del frente de la iglesia son de mosaicos italianos realizados en la fábrica de mosaicos del Vaticano y representan El Cordero Pascual, a San Tarsicio y a San Pío X.

El reloj del templo fue importado de Alemania, tiene cuatro carátulas iluminadas junto con un carillón de 25 campanas que tocan 25 piezas musicales tanto religiosas como populares, algunas de estas son: Ave María, el Himno Nacional, Las Mañanitas, Guadalajara, Adiós Mariquita Linda, Las Golondrinas, México Lindo y Querido, la Marcha de Zacatecas, entre otros.