Seleccionar página

Las calles les pertenecen a los peatones, incluso aquellos que no quieran hacer el esfuerzo de fijarse por dónde caminan, y en Rosario, Argentina, lo entienden muy bien.

semaforo smartphones 4

Cruzar la calle con la atención puesta en el celular y no en el semáforo ni en el tráfico se transformó en una escena cotidiana y peligrosa. Durante 2016, en esta ciudad se produjeron 200 accidentes que tuvieron como protagonistas a personas que cruzaban la calle mirando el teléfono móvil.

Ante estos nuevos problemas urbanos que surgen a la par del uso de las nuevas tecnologías, el municipio de Rosario decidió empezar una prueba piloto con la instalación de 10 semáforos horizontales en las arterias del microcentro.

El semáforo es una banda de luces en el suelo que se convierte a rojo o verde, dependiendo del estatus de tráfico. Está conectado a los semáforos elevados para los peatones, supuestamente evitando que esos caminantes hipnotizados por la pantalla de su celular terminen con su rostro aplastado contra un camión.

El primer prototipo fue instalado en Corrientes y Córdoba, una de las esquinas más concurridas de la ciudad. Luego le seguirán otras intersecciones que formarán parte de esta prueba piloto para determinar el impacto de este nuevo aparato.