Seleccionar página

La historia nos dice que cuando los españoles llegaron a México en 1519, la población nativa rondaba los 25 millones de habitantes, sin embargo, un siglo después sólo había 1 millón, seguido de distintas catástrofes causadas por enfermedades.

declive azte

Existen muchas especulaciones al respecto pero hasta la fecha, aún no hay una confirmación oficial acerca de cuáles fueron esas enfermedades.

Unos científicos presentaron la primera evidencia en ADN de una bacteria que estuvo en ese lugar, indicando que dicha catástrofe fue causada por una mortal salmonela.

Las peores epidemias aztecas eran conocidas como cocoliztli, que proviene de la palabra “pestilencia” en náhuatl. Fue justamente la cocoliztli de 1545 a 1550 la más devastadora de todas, haciendo que el 80% de la población falleciera.

Esta investigación fue realizada por un equipo dirigido por el genetista evolutivo Johannes Krause del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania, y sostiene que la epidemia fue una forma primitiva y mortal de la salmonela.

Para su investigación, fueron a Oaxaca, al sur de México, donde extrajeron el ADN de los dientes de 29 personas enterradas en dicho lugar (24 de ellas relacionadas a dicha epidemia)

El equipo separó el ADN de bacterias para poder descifrar el misterio y luego de compararlos con 2700 genomas bacterianos de la actualidad, llegaron a la conclusión que muchas personas sufrieron algo conocido como salmonela entérica, enfermedad causada por la Salmonella Paratyphi C.

Hoy en día el Paratyphi C es una salmonela extremadamente rara, pero todavía puede ser encontrada en países de bajo desarrollo.

Esta infección se contagia y se expande a través de materia fecal, provocando fiebres mortales las cuales asesinan a 10 de 15 personas si no se les suministra un medicamento adecuado.

Sin embargo, la comunidad científica aún tiene sus dudas y sostiene que se necesita mucha más información para concluir que efectivamente esa fue la única o principal causa de la epidemia, aunque se considera que este ha sido un gran paso para desentrañar el misterio.

Fuente: Cerebro Digital