Seleccionar página

Una cita a ciegas no debe ser algo que te estrese, en realidad es muy divertido ya que es sólo un juego y una buena oportunidad para conocer al amor de tu vida o a un buen amigo.

cita a ciegas3

Ya sea producto de un encuentro en un sitio web para buscar parejas o de una reunión orquestada por algunos amigos que piensan que son el uno para el otro, las citas a ciegas siempre generan una enorme ansiedad. “¿Cómo será?”, “¿de qué hablaremos?”, “¿y si no tenemos nada en común?”, son las clásicas preguntas que pasan por nuestra mente cuando vamos a tener una “blind date”.

Más allá de la información que nos puede ofrecer la persona que nos contactó o alguna que otra foto del hombre o mujer en cuestión, nunca hemos visto personalmente a nuestra cita y puede ser motivo de intriga, euforia y mucha ansiedad pero también de miedo y preocupación. Si la víspera de una primera cita con alguien que conocemos es todo un tema, ni que hablar de una cita con una persona nueva.

Para que una cita a ciegas no sea un martirio, hay algunos puntos que no debemos pasar por alto:

Elegir un lugar conocido: Si al desafío de encontrarse con un desconocido le agregamos un encuentro en un lugar al que nunca habíamos ido, puede ser motivo de más inseguridad. Por ello, elegir un sitio familiar, en el que nos sintamos cómodos y a gusto es importante. Como se trata de una cita a ciegas y no sabemos si resultará exitosa o un completo fracaso, lo mejor es reunirse en algún lugar público: una cafetería, un restaurante o el centro comercial nos salvarán de incómodos momentos a solas.

Transporte: Por más que tengamos automóvil no es una buena idea que ofrezcamos pasar a buscarlo (a) por su casa antes de conocerse. Lo ideal es encontrarse en un punto previamente determinado. Si vamos en nuestro auto, tenemos una ventaja para escapar rápido si la cita no nos convence.

Vestimenta: Siempre debemos vestirnos de acuerdo a nuestro estilo y con prendas cómodas para sentirse bien. Si no toleramos lo que llevamos puesto, lo vamos a reflejar. Además, en las mujeres no es conveniente ir vestida demasiado provocativa, pues es la primera vez que se verán las caras y quizás no se lleve la mejor impresión de nosotras.

cita a ciegas2

¿Qué hacer?: Si predecir una primera cita con alguien que conocemos es difícil, imaginar cómo resultará un encuentro con una persona que nunca hemos visto en nuestra vida es casi imposible. Lo mejor es que nos dejemos llevar por la situación, que conversen de forma amigable sobre cualquier tema que se les ocurra. Si queremos conocerlo más, tendremos que animarnos a preguntar y también estar dispuestos a que nos hagan preguntas.

La despedida: ¿Darle un beso en la boca? Quizás no sea la mejor opción. Sí despedirnos amablemente y decirle que tenemos ganas de volver a verlo (a). En ese caso, no dudemos en darle nuestro número de teléfono.