Seleccionar página

El deltoides es un grupo muscular complejo, ya que abarca la totalidad de la parte del cuerpo que conocemos como hombro, se inserta en los pectorales superiores, en los dorsales en la parte de la espalda y está en directa conexión con el trapecio.

hombros 2

Unos hombros bien desarrollados imponen una figura destacada. No obstante, muchas cosas pueden salir mal si no ponemos la atención debida a los detalles cuando realizamos los múltiples ejercicios de hombros.

Estos son algunos errores que se cometen cuando se entrenan los hombros:

– No entrenar el deltoides posterior: Quizás este sea el error más común. El deltoides se compone, a grandes rasgos, de tres áreas: una zona anterior o delantera, una zona media y una zona posterior o trasera. Los deltoides anteriores y medios son desarrollados rápidamente a través de ejercicios como el press de hombros y los vuelos laterales, pero a veces se está demasiado cansado para ejecutar ese último ejercicio que desarrolla los deltoides posteriores. Lo aconsejable es regular la energía para realizar al menos dos ejercicios para cada zona del deltoides, lo cual implicará dos ejercicios para el deltoides posterior como vuelos posteriores y pec-deck inverso.

– Realizar todos los ejercicios de press en la máquina Smith: Sabemos que la máquina Smith es ideal para la ejecución de los presses de hombros como el press tradicional y la prensa militar, pero se debe variar. Una opción es utilizar un banco en el que se puedan llevar a cabo ejercicios de press de deltoides con barra libre, y también echar mano a las mancuernas.

hombros 3

– Mala postura al realizar los vuelos: La forma estricta de los ejercicios para deltoides en su versión de vuelos anteriores o delanteros indica que uno debe pararse derecho, con los pies separados a la altura de hombros, y llevar las mancuernas sin utilizar la inercia hasta la altura de los hombros. No se deben dejar caer cuando desciendan. En el caso de los vuelos laterales, se debe tomar las mancuernas de modo que casi se toquen entre sí frente al cuerpo, formando un ángulo con los codos. Mover los brazos hacia los costados sin abandonar el ángulo de los codos; las mancuernas deben al menos alcanzar la altura de los hombros.

– Unir hombros y pecho en la misma sesión: Si bien hay personas que lo hacen, no lo recomendamos: el hombro tiene una incidencia muy fuerte sobre el pecho y viceversa. Si se dedica una parte de la sesión de gimnasio a uno de ellos, se estará demasiado cansado para hacer los ejercicios requeridos para el otro. Lo recomendable es dejar al menos dos días de separación entre una sesión de hombros y una de pecho, y no incluirlas en la misma jornada si se entrena con el método de la tabla partida. El descanso es una parte de la rutina.

hombros 4

– No variar entre barras y mancuernas: Quizás uno de los defectos más difundidos. Hay quienes se inclinan por las barras y otros por las mancuernas. La solución es sencilla: variar. Cada quince o veinte días, se debe cambiar la rutina y los elementos con la que se lleva a cabo. No hay que apegarse a una única forma de ejercicio, pues esto podría retrasar los progresos.