Seleccionar página

Uno de los temas que causa polarización es el comercio ilegal de marfil. En los próximos días, dos países intentarán echar por tierra la prohibición mundial contra esta actividad, una decisión que podría exterminar poblaciones enteras de elefantes y llevar a estos magníficos animales al borde de la extinción.

comercio-marfil-1

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) inicia este sábado en Johannesburgo su conferencia, donde estudiará una propuesta de Zimbawbe y Namibia para legalizar el comercio de marfil.

Estos dos países poseen el 22 por ciento de la población del elefante africano y por ello, argumentan que subastar las reservas e incluso vender los colmillos de algunos de sus ejemplares vivos, les aportaría un capital suficiente para mejorar sus programas de conservación.

Además, consideran que una legalización sujeta a condiciones mermaría las redes clandestinas de tráfico de marfil y reduciría la caza furtiva de elefantes.

Organizaciones conservacionistas como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WFF) pidieron a los otros 180 países que acudirán a la Convención votar en contra de esta medida, que debe lograr una mayoría de dos tercios para ser aprobada.