Seleccionar página

Pasar la estafeta al indicado, confiar en el otro; de eso se trata delegar. Aunque muchos de nosotros no lo sabemos hacer, esta habilidad te proveerá del tiempo necesario para hacer otras tareas estratégicas, mientras alguna parte del trabajo lo realizan otros.

delegar responsabilidades 2

A medida que subes escalones en tu carrera profesional, una de las habilidades que necesitas dominar es esta. Cuando accedes a un puesto de liderazgo, puede parecerte extraño comenzar a mandar tu trabajo a otras personas. Sobre todo por la sensación de estar descuidando algo a lo que tú antes te dedicabas en exclusiva.

A continuación te acercamos algunos de los escollos que deberás superar para delegar como un verdadero jefe:

Escoger a la persona indicada

Así de simple; elegir a una persona incorrecta es, en cualquier proyecto y organización, uno de los principales motivos de fracaso. El indicado es un paso que asegura el probable éxito. Hay que encontrar a las personas cuyas capacidades coincidan con los requisitos de la tarea. Si la persona indicada es totalmente ajena a lo que necesitas hacer, lo hecho seguramente será totalmente diferente a lo que esperas.

No saber definir qué es lo que quieres de cada persona

Si no sabes explicar las tareas a cada persona de tu equipo, es muy probable que no las lleven a cabo en los términos en los que tú las necesitas.

Creer que tú lo haces mejor

Si todos pensáramos así, ¿dónde quedaría el trabajo en equipo?. Además, interviene otro factor, como el miedo a convertirse en reemplazable al pensar en la posibilidad de que otra persona haga mejor el trabajo que tú.

delegar responsabilidades 3

Apropiarse de las tareas que más te gustan

El trabajo de jefe tiene tantos beneficios como perjuicios, igual que el de los puestos inferiores. Si te quedas con lo mejor de ambos campos estás distorsionando tu liderazgo y tu desempeño como cabeza pensante.

No saber organizarse

Si no sabes cómo colocar las tareas en tu propio horario, ¿cómo vas a querer hacerlo con el del resto de tu equipo?

Tener miedo a sobrecargar a tu equipo

Este es un riesgo que hay que correr en todas las empresas. No obstante, crear un buen ambiente de trabajo ayuda a establecer una buena comunicación que ayude a que todas las personas puedan expresar sus sentimientos libremente.