Seleccionar página

El diputado perredista Mauricio Toledo presentó ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), una iniciativa que propone permitir a los padres elegir qué apellido llevaran primero sus hijos al momento de registrarlos.

toledo

“A finales del siglo pasado y principios de este, se ha marcado una tendencia en el mundo para otorgar igualdad a ambos padres en la definición del orden de prelación de los apellidos de los hijos”, declaró.

Con lo anterior, dijo, se rompe con la antigua tradición de que fuera el padre quién transmitiera o heredara a su descendencia el apellido paterno”, informó el legislador.

Destacó que el nombre y apellido es un derecho reconocido por los organismos internacionales y por la Constitución Política, además de ser la forma habitual que se utiliza para identificar e individualizar a las personas.

Sin embargo, precisó que en varios países del mundo se han modificado los patrones, lo que ha generado cambios en las leyes de distintos países. “Actualmente, en la mayoría de los países de Europa se utiliza sólo un apellido para registrar a los recién nacidos, permitiendo a los padres elegir qué apellido llevaran los hijos”, indicó.

Agregó que la libertad también se ha extendido a la elección voluntaria de un “nombre de familia” que puede ser el del hombre o el de la mujer, o una combinación de ambos, siendo a elección de la pareja.

En lo que sí coinciden todos los países, es en la obligatoriedad de que, una vez elegido un apellido familiar, éste sea el mismo para todos los hijos, puntualizó.

En cuanto a la situación de México, el diputado refirió que en nuestro país, desde el siglo XIX, se siguió la antigua tradición española que impone que el apellido del padre antecede al de la madre, lo cual debe cambiar de acuerdo a la conveniencia y deseo de los padres.

“El hombre y la mujer deben ser iguales ante la ley, tenemos que ser una ciudad de avanzada como en otros rubros, debemos ser ejemplo en materia de equidad de género”, subrayó.

En este sentido, el legislador planteó modificar el artículo 58 del Código Civil de la Ciudad de México, para permitir que estén “los apellidos de los progenitores en el orden de prelación que ellos convengan, el Juez del Registro Civil deberá especificar, de forma expresa, el orden que acuerden”.

Con la presente iniciativa, concluyó, se busca dar un paso más hacia la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, adecuando el Código Civil para el Distrito Federal, que en la actualidad limita uno de los derechos civiles de las mujeres relacionado con sus hijos al no poder decidir el orden de los apellidos al momento de emitirse el acta de nacimiento en el Registro Civil.

(ntx)