Seleccionar página

En México “hemos escuchado señales de alerta y haríamos muy mal en desoírlas”, pues la complejidad del entorno externo se refleja ya en variables domésticas como el tipo de cambio o los ingresos petroleros, señaló el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña.

meade-congreso

Al comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados con motivo de la glosa del Cuarto Informe de Gobierno y la propuesta de paquete económico 2017, estimó que los avances del país son innegables, pero los retos son igualmente evidentes y se manifiestan a diario, como ya se ve en los principales indicadores.

En su intervención inicial, el encargado de las finanzas públicas del país señaló que en días recientes estas tendencias se han visto reflejadas en las presiones al tipo de cambio y exigen acciones contundentes.

Meade Kuribreña apuntó que el paquete económico 2017 se presenta en un entorno económico sumamente adverso, en el que el balance de riesgos para el crecimiento global es negativo.

Enfrente está, dijo, el ajuste de la política monetaria de países desarrollados, las elecciones presidenciales en Estados Unidos “con implicaciones inciertas y riesgo de mayor proteccionismo”, un entorno de precios del petróleo desfavorable o la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

“La complejidad del entorno externo se refleja en variables domésticas, como los ingresos petroleros o el tipo de cambio, y hace imperioso primero estabilizar y después reducir nuestro nivel de deuda pública”, subrayó.

Por ello, el ajuste fiscal por 239.7 mil millones de pesos propuesto para 2017 “ya no es sólo conveniente, ya no es sólo al que nos habíamos comprometido, es el que se requiere para prepararnos frente a lo que tenemos por delante”.

Advirtió que un incremento en la deuda mayor al planteado puede llevar a la pérdida de la confianza, lo que tendría consecuencias abruptas y sustanciales en el costo de la deuda y reduciría aún más el gasto.

Ante la exigencia de la sociedad de una conducción económica responsable y eficaz, dijo que el presidente Enrique Peña Nieto puso el ejemplo y propuso un presupuesto realista, equitativo y responsable en el que los ajustes se concentran en los ramos administrativos y en Petróleos Mexicanos (Pemex).

Indicó que los tres principios que caracterizan esta propuesta son: realismo, pues reconoce que se puede al mismo tiempo bajar la deuda y reducir los impuestos; se construyó bajo un principio de equidad, pues considera ajustes en todos los rubros; y permea el principio de responsabilidad, que ha sido el principal rector de la política económica.

Refirió que los principales supuestos del paquete económico para 2017 son crecimiento de entre 2.0 y 3.0 por ciento, inflación de 3.0 por ciento, tipo de cambio nominal promedio de 18.20 pesos, precio de la mezcla mexicana de 42 dólares por barril, y plataforma de producción de crudo de un millón 928 mil barriles diarios.

El encargado de las finanzas públicas del país resaltó que el paquete económico mantiene el compromiso con el Acuerdo de Certidumbre Tributaria y por ello no se proponen nuevos impuestos, ni aumento alguno en las tasas.

(ntx)