Seleccionar página

En una extraña consecuencia de las celebraciones del Eid al-Adha en Bangladesh, el sacrificio de animales se combinó con las fuertes lluvias, dejando las calles inundadas de sangre.

rio-sangre-3

Miles de fieles musulmanes celebraron esta semana en varias ciudades de Bangladesh el Eid al Adha, una de las festividades más importantes del Islam en la que se realizan numerosos actos de rezo y sacrifican un gran número de piezas de ganado como ofrenda a Alá.

Pero en Dacca la celebración adquirió un tinte mucho más sanguinario porque en medio de la matanza de los animales comenzó a llover, la sangre se mezcló con el agua y las calles se inundaron de rojo.

Los malos drenajes de la ciudad no son novedad para el pueblo, que está acostumbrado a los grandes charcos; sin embargo, que el agua se tiñera de rojo es algo nunca antes visto.

rio-sangre-2

Por su parte, habitantes de la ciudad, sin importar su religión, manifestaron su descontento, ya que el olor fétido de la sangre mezclada con agua sucia causó un sinfín de molestias, por lo que le exigieron a los encargados del sistema del drenaje solucionaran rápidamente la anegación.

Las autoridades se vieron superadas por las fuertes lluvias, pero señalaron que distintos camiones de desazolve recorrieron las calles afectadas de la capital.

Esta festividad islámica conmemora el pasaje del Corán en el que Dios detuvo a Abraham de sacrificar a su único hijo, dándole un cordero en su lugar.