Seleccionar página

La obesidad, las enfermedades cardíacas y la diabetes son males de la vida moderna que están cobrando cada vez más vidas y mucho se ha hablado de los culpables de ello como las dietas con exceso de grasas o azúcares.

azucar-cancer-1

Desde 1965, el enemigo público número uno de la salud eran las grasas saturadas y muy pocos se atrevían a contrariar su papel protagónico en la creciente epidemia de obesidad; sin embargo, la comunidad científica acaba de sufrir una hecatombe histórica.

Durante la década de los sesenta la industria azucarera pagó a científicos especializados para que redujeran la relación entre el azúcar y los padecimientos cardiacos y culparan en su lugar a la grasa, muestran documentos históricos publicados esta semana.

azucar-cancer-3

Los documentos dados a conocer por la Universidad de California, contenían cartas reveladoras donde se evidenciaba que las dos escuelas de nutrición principales de Estados Unidos habían colaborado con las industrias azucareras para alterar las estadísticas respecto al riesgo de padecer patologías coronarias.

Además, descubrieron que la llamada Fundación de Investigaciones sobre Azúcar, también conocida como la Asociación del Azúcar, le pagó a tres científicos de Harvard una suma equivalente a los 50 mil dólares actuales para publicar un estudio en 1967 sobre azúcar, grasas y enfermedades cardíacas, donde se minimizó la relación entre ambas partes.

La revelación de la Universidad de California tiene implicaciones importantes en la comunidad científica, ya que al día de hoy todavía siguen en pie los cuestionamientos sobre el papel de los azúcares y las grasas saturadas en el organismo.