Seleccionar página

Existe una frase que las personas tienden a utilizar mucho: “Yo perdono pero no olvido”, algo que denota que no ocurre un verdadero perdón. Y es que perdonar es recordar, pero sin ningún tipo de dolor.

perdonar-2

Lo que realmente sucede cuando una persona perdona es que, aunque recuerde el daño que le hayan causado, ya no le duele. Cuando alguien es capaz de entender que el ser humano es imperfecto, y que por lo tanto puede cometer errores, se le hace más fácil perdonar.

Un estudio reciente de la Universidad del País Vasco demostró que las mujeres muestran más predisposición a perdonar que los hombres. Esta investigación es la primera que analizó los cambios emocionales que surgen entre sexos y generaciones a la hora de perdonar.

Según el análisis, una variable decisiva en la capacidad de perdonar es la empatía, y las mujeres tienen más capacidad empática que los varones. Para ambos, la falta de rencor es lo que mejor define el perdón, pero los varones dan una importancia mayor a esta característica.

perdonar-1

Por otra parte, el estudio recalcó dos condiciones claves para que se dé el perdón: que el ofensor muestre arrepentimiento y el ofendido no guarde rencor.

La investigación abre muchas cuestiones nuevas y considera que es necesario investigar el papel que juega el perdón en los tratamientos psicológicos, especialmente en víctimas de abuso sexual, maltrato físico y psicológico o infidelidades conyugales, entre otras situaciones.