Seleccionar página

Krav magá o kravmagá que en hebreo significa “combate de contacto” es el sistema oficial de lucha y defensa personal usado por las fuerzas de defensa y seguridad israelíes, conocido en sus comienzos como krav.

krav-maga1

En la actualidad el Krav Maga no solo ha sido enseñado a fuerzas de combate de élite, sino que también ha ido fomentándose dentro de la población civil, como un medio de defensa personal, debido a sus efectivas técnicas y rápido aprendizaje.

El Krav Maga no tiene reglas, debido a que en la vida real no existe la posibilidad de cometer errores. De ahí la frase que lo identifica: “No ring, No rules, No bullshit”.

Krav Maga ofrece un sistema completo de defensa para resolver eficazmente cualquier confrontación física y hostil tanta de un oponente desarmado o armado como una amenaza de un individuo o de un grupo.

El estilo pone el énfasis en dos formas de combate: en la autodefensa y en la lucha callejera. Durante el entrenamiento, el alumno aprende varias técnicas precisas que le permiten atacar los puntos vulnerables del cuerpo del oponente. El entrenamiento incluye las técnicas para desviar una amplia gama de ataques ejecutados con las manos y los pies con velocidad y ritmo distintos, incluso desde las diferentes direcciones y alturas, además de técnicas para liberarse de cualquier tipo de agresión contra oponentes armados con palos, cuchillos o armas de fuego.

Al ser un sistema de defensa personal, no hay limitaciones de edad ni estado físico, todos pueden aprender, cada uno con sus limitaciones y ventajas, puliendo las mismas para una defensa personal eficaz. Incluso es apto para mujeres y niños, quienes aprenderán a derrotar atacantes armados y como debilitar a su oponente inmediatamente sin importar su tamaño, entrenamiento anterior o nivel de experiencia.

Practicar Krav Maga tiene varias ventajas, entre ellas:

  • Ayuda a bajar de peso, mejorar la condición física, a tener una mejor resistencia, fuerza y flexibilidad
  • Desarrollas la habilidad para defenderte a ti mismo y a otros, es decir, aprendes a protegerte casi de cualquier tipo de situación peligrosa
  • Construye confianza en sí mismo
  • Entrena la mente a siempre estar al tanto de las situaciones que nos rodean
  • Ayuda a manejar el estrés y liberarlo
  • Desarrolla el autocontrol