Seleccionar página

¿Alguna vez has oído que algunos padres aconsejan a sus hijos “devolver” el golpe si les pegan en la escuela, en el club o en la calle? Seguramente sí, o incluso, tú mismo se lo has aconsejado.

ninos-violencia-3

En estos tiempos donde la violencia está a la orden del día, es necesario educar a las nuevas generaciones a defender sus derechos pero sin violencia. ¿Es posible que tu hijo se defienda sin pegar? Sí, y debemos criar hijos a prueba de bullying.

¿Por qué hay agresores?

Para que tu hijo pueda defenderse, es necesario que comprenda por qué otros niños son agresores. Un niño generalmente lo es porque él mismo es abusado en alguna forma, porque tiene problemas de autoestima y necesita sentirse más fuerte que los demás, o porque por alguna razón le causa placer ver sufrir a los demás.

¿Qué puede hacer tu hijo para defenderse?

Saber esto último le resultará especialmente útil a tu hijo, porque entonces comprenderá que la mejor arma contra los agresores es la indiferencia; si ven que tu hijo o hija se siente triste y sufre a causa de su abuso, los agresores repetirán al ataque.

ninos-violencia-4

Pero además, estos niños agresores y con baja autoestima no desearán que un adulto los vea y los considere personas indeseables, y por eso otro de los mejores recursos para que tu hijo no tenga que llegar a defenderse con violencia es que permanezca siempre en presencia de alguna otra persona, evitando así estar a solas con el provocador.

Ir a la escuela acompañado, aunque sea por un amigo, es una excelente idea para evitar este tipo de problemas. Permanecer en los recreos de la escuela siempre en un lugar público, tal como un patio o un corredor, y si es posible en presencia de algún maestro, ayudará muchísimo a evitar confrontaciones innecesarias y abusos.

ninos-violencia-2

Que no tema pedir ayuda

Los niños agresores intentarán inculcar en tu hijo la idea de que si pide ayuda es un cobarde, pero tu hijo debe saber que el cobarde es el otro. Tu hijo debe pedir ayuda, dependiendo en dónde se encuentre, a un policía, a un maestro, a un padre, a una joven de mayor edad y responsable que conozca bien, o a alguien de su confianza.

Si tu hijo aprende a cumplir con estas pautas, no solamente podrá defenderse de los agresores escolares sin dar un solo golpe, sino que contribuirá desde su lugar y sus posibilidades a detener la gran escalada de violencia que se observa en el mundo actual.