Seleccionar página

El cerebro humano está conformado por una densa red de neuronas o células nerviosas que se mantienen activas en todo momento y la energía necesaria que este órgano requiere para mantener su actividad diaria, depende de una adecuada alimentación.

dieta-restricitiva2

La buena alimentación es base para un correcto funcionamiento físico y cognitivo, por lo que se considera importante incluir cada uno de los grupos de alimentos descritos en el plato del bien comer, así como evitar ayunos prolongados que puedan causar efectos secundarios.

Las consecuencias de tener ayunos prolongados o mantener una dieta que restringe grupos de alimentos, puede llevar a disfunciones en el organismo por causa de un aporte insuficiente de nutrientes y fuentes de energía.

Investigadores de la Universidad de Yeshiva en Nueva York han observado que el hambre obliga a las neuronas a comerse a sí mismas y esto provoca que el individuo coma más.

La explicación se basa en investigaciones que mencionan que cuando el cerebro carece de nutrición, las células comienzan a utilizar partes de sí mismas para compensar la pérdida de ese sustento y esa misma acción es ejecutada por las céluldas cerebrales. Este proceso es denominado autofagia.

En las neuronas, la autofagia se produce con el objetivo de evitar la inanición y de acuerdo con los investigadores de la Universidad de Yeshiva, este proceso se produce en el hipotálamo, lugar del cerebro donde se encarga de regular varios procesos metabólicos que , entre otros, están incluidos el hambre y sed.

A través de esta y otras investigaciones más, los especialistas mencionan que llevar a cabo dietas restrictivas o ayunos prolongados que tengan como finalidad la pérdida de peso resulta contraproducente, por lo que recomiendan un régimen de alimentación sano y balanceado.

Fuente: Agencia Conacyt