Seleccionar página

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la asociación empresarial más influyente del país, dijo que el presupuesto para 2017 tiene margen para que se lleve a cabo un mayor recorte en el gasto no programable.

castanon

Castañón se une así a otros comentarios que van en la misma dirección: solicitar al gobierno un recorte de gastos burocráticos, más que de gastos en inversión.

La semana pasada, la Secretaria de Hacienda anunció, como parte del paquete económico de 2017, un recorte al gasto público de 239 mil 700 millones de pesos (12 mil 920 millones de dólares) respecto al presupuesto de 2016.

Si bien para el organismo empresarial ese esfuerzo de ajuste es adecuado, sigue siendo insuficiente debido a que en ese plan también se elevan los recursos que entrega la federación a los estados y gobiernos locales.

“La reducción del gasto programable es de 228 mil 500 millones de pesos, tal como se anunció; sin embargo, el no programable, es decir, lo que ya está comprometido, y que atañe a intereses, son 90 mil 500 millones, y en participaciones a los estados, 37 mil 300 millones, es decir, crece el 8% lo que participamos a los estados”, dijo Castañón en un comunicado. Esto “reduce bastante el impacto del esfuerzo del ajuste, porque el gasto total sólo bajaría 84 mil millones”.

El dirigente empresarial agregó que la reducción del gasto programable sigue cargándose en la inversión física, principalmente en infraestructura, donde fueron recortados 204 mil millones de pesos, casi 27% en términos reales, mientras que la disminución en el gasto corriente es de 112 mil 500 millones de pesos, una disminución a subsidios que son inoperantes.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx