Seleccionar página

Cuando una pareja se da el “sí quiero”, no piensa que la relación vaya a tener un final; por el contrario, todos se aferran a la frase de “vivieron felices para siempre”.

divorcio-egipto-1

Lamentablemente esto no siempre es así y muchas veces un matrimonio que se veía feliz termina en divorcio, como último paso de una serie de eventos y cambios sutiles que simplemente no pasan desapercibidos.

Quizá la decisión más dura de un matrimonio es cortar por lo sano y cada quien seguir con su propio camino, pero en otros casos, hay una parte que no siempre está de acuerdo y se tiene que recurrir a las diferentes causales para lograr obtener la libertad.

No obstante, nadie se imaginaría que las diferencias culinarias fueran un argumento suficientemente válido para solicitar el divorcio, pero Nahal Said sí lo creyó. Esta mujer egipcia solicitó el divorcio porque su marido, Mohamed, chef de un restaurante en El Cairo, ocupó su lugar en la cocina.

divorcio-egipto-2

Durante el mes del Ramadán, el marido de Said se fue de vacaciones para halagar con sus deliciosos platos a su esposa y sus dos hijos. Al principio, la idea le pareció a Nahal encantadora, pero cuando sus hijos empezaron a decirle abiertamente que ninguno de sus platos podían compararse con el talento culinario de su padre, el ama de casa se sintió alejada del hogar familiar.

La ofendida esposa pidió a Mohamed dejar de cocinar; sin embargo, sus hijos se rebelaron, negándose a comer lo preparado por Nahal y exigiendo que su padre volviera a cocinar.

El caso llegó hasta el Tribunal del Servicio Civil que determinó suspender el proceso de divorcio hasta que terminara el ayuno musulmán, esperando que los esposos se reconciliaran.