Seleccionar página

El gobierno de México, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), presentó su propuesta de paquete económico para el año siguiente, el cual reafirma un plan de gastos austero con el propósito de alcanzar un superávit primario por primera ocasión después de nueve años.

entrega-pqu-meade

José Antonio Meade, el secretario de Hacienda que tomó posesión de su cargo el miércoles tras la renuncia de Luis Videgaray, dijo que el paquete económico de 2017 propone un recorte al gasto público de 239 mil 700 millones de pesos (12 mil 920 millones de dólares) respecto a lo ejercido en 2016, para mantener finanzas públicas sanas y evitar un crecimiento del endeudamiento.

El monto del recorte a los desembolsos gubernamentales es superior en 64 mil millones de pesos (tres mil 600 millones de dólares) al que habían planeado las autoridades fiscales en abril de ese año.

En aquel entonces dijeron que planeaban un recorte adicional al gasto por 175 mil millones de pesos (nueve mil 500 millones de dólares).

Además el ajuste propuesto para el gasto de 2017 se da sobre el plan de gastos de este año que ya incluyó un recorte de 132 mil 300 millones de pesos (siete mil 100 millones de dólares) para proteger las finanzas públicas.

Sin embargo, el creciente avance del endeudamiento público como proporción del producto interno bruto, obligó, al parecer, a las autoridades a optar por tomar de nueva cuenta una amarga medicina, aunque habrá que esperar a conocer los detalles de ese plan de ajuste.

Parte del ajuste en gastos recaerá en la empresa petrolera estatal, Petróleos Mexicanos, que tendrá que mantener el ajuste de 100 mil millones de pesos que anunció este año.

Claro que también todas las secretarías tendrán menos dinero en comparación con 2016. Las que mayor reducción las observarán, después de Pemex, las secretarías de Educación, Comunicaciones y Transportes y Salud, dijo Hacienda.

El presidente Enrique Peña Nieto instruyó al nuevo titular de Hacienda para que la mayoría de los recursos se quiten del llamado gasto corriente, o aquel que no tiene vínculos con procesos productivos y está más asociado con el pago de las estructuras burocráticas del gobierno.

Meade Kuribreña dijo que Hacienda espera conseguir un superávit primario de 0.4% como proporción del producto interno bruto (PIB) el próximo año, algo que no ocurre desde 2008.

Ese superávit garantizará una estabilización en el nivel de la deuda, uno de los principales riesgos señalados por más de un analista, e incluso por Banco de México, para el futuro de la economía mexicana.

Además, se prevé que el déficit para el siguiente año sea de 2.9% del PIB o 1.1 puntos porcentuales menos que lo previsto en la estrategia multianual fijada en 2013.

“El paquete económico está diseñado para enfrentar circunstancias adversas para asegurar la estabilidad macroeconómica en beneficio de las familias mexicanas”, agregó Meade, quien hasta hace dos días era el secretario de Desarrollo Social, en un mensaje a medios por la presentación del paquete económico 2017.

El gobierno de México prevé que la economía del país crezca en un rango de entre 2 y 3% el año entrante, con una proyección media de 2.5%, que es la estimación más baja desde que inició la administración de Peña Nieto.

También, el paquete plantea una inflación en 3%, en línea con la meta de Banco de México, además de un tipo de cambio de 18.2 pesos por dólar y un precio de la mezcla mexicana del crudo de exportación de 42 dólares por barril, cifra totalmente garantizada por el programa de coberturas petroleras que anunció el gobierno hace unas semanas.

Meade agregó que el presupuesto del año entrante contempla una plataforma de producción petrolera de un millón 928 mil miles de barriles diarios, o una caída de cerca de 15% en los niveles de producción actual de Pemex de alrededor de 2.2 millones de barriles diarios.

Por su parte, el gobierno estima una plataforma de exportación de 775 mil barriles diarios.

Sin embargo, el titular de Hacienda agregó que las cifras pueden modificarse dado que no contemplan el efecto del nuevo plan de negocios de Petróleos Mexicanos.

México obtiene cerca de 18% de sus ingresos totales por la venta de crudo en el exterior, una situación que se complicó en los años recientes por la persistencia de precios internacionales de petróleo bajos, a pesar de los esfuerzos del gobierno por depender menos del sector petrolero.

Hacienda dijo que el gasto total será de 4.8 billones de pesos, o 1.7% por debajo del gasto planteado en el 2016. Así, el gasto programable ascendería a casi 3.5 billones de pesos, o una disminución de 6.1% contra 2016, del cual se verá una reducción en gastos personales del sector público.

Finalmente, dentro del paquete económico, se agregó la propuesta para liberar los precios de las gasolinas a partir de 2017, en lugar de hacerlo en 2018 como estaba pensado originalmente en la reforma energética, y se mantuvo el compromiso de no aumentar impuestos para el siguiente año ni proponer nuevos gravámenes.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx