Seleccionar página

Los precios al consumidor en México aumentaron durante agosto a su mayor velocidad de los últimos seis meses, debido a las presiones al alza por los ajustes a las gasolinas y a las tarifas eléctricas, pero el bajo nivel en que aún se mantienen parece favorable para el consumo, que es uno de los principales pilares de la economía del país.

inflacion abril

La inflación se aceleró a una tasa de 0.28% durante el octavo mes del año contra el mes previo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la agencia gubernamental encargada de recopilar los principales indicadores económicos del país.

Este resultado fue el mayor avance desde febrero cuando los precios aumentaron a un ritmo de 0.44% contra enero, aunque se mantuvieron por debajo de la cifra esperada por los analistas, quienes, de acuerdo a la encuesta elaborada por la agencia de noticias Infosel, esperaban un crecimiento de 0.35%.

Además, durante la segunda mitad del mes, la decisión del gobierno de México de bajar los precios del gas LP, un combustible de gran consumo en los hogares mexicano, no sólo contrarrestó parte de las alzas de la primera quincena sino que provocó que los precios en la segunda mitad del mes bajaran.

En ese lapso, los precios disminuyeron 0.02%, su segunda caída en las últimas tres quincenas reportadas por Inegi. Este resultado también estuvo por debajo del avance de 0.07% que esperaban los analistas consultados por Infosel.

El gobierno decidió bajar el precio del gas LP en el país desde 12.83 pesos por kilogramo hasta 11.55, una caída de prácticamente 10%, como reflejo de la disminución de los precios del energético en los mercados internacionales.

Actualmente México controla los precios del gas natural, tal como hace con otros combustibles, pero a partir de 2017 esa situación cambiará cuando el valor de este insumo se determine libremente por las leyes de oferta y demanda.

La razón de esta baja se encuentra en que, durante los últimos dos meses, el precio de referencia del sur de Estados Unidos bajó 7.36%, al pasar de 0.516 dólares por galón hasta 0.478 dólares, algo que no lo habían visto reflejado los consumidores.

Con el alza de agosto, la inflación subió a una tasa anual de 2.73% contra el mismo mes del año anterior, lo que algunos analistas consideran que se debe a los recientes aumentos de productos como la gasolina de bajo octanaje, o Magna, la de mayor consumo en el país, así como de productos agropecuarios y algunas mercancías no alimenticias, por el efecto de la depreciación del tipo de cambio.

Los precios de las mercancías, un rubro donde se evidencia con más claridad el efecto del traspaso a los precios por un tipo de cambio débil, han mantenido una tendencia al alza en los últimos meses y en agosto avanzaron 0.39%.

Sin embargo, desde el punto de vista de los especialistas, los precios se comportan ordenadamente a pesar de la persistente debilidad de la divisa mexicana frente al dólar.

Otros, sin embargo, piensan que el repunte de los precios en agosto pudiera orillar a Banxico, como también se le conoce al órgano central mexicano, a tomar decisiones.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx