Seleccionar página

A casi todas las mujeres nos ha pasado que cuando una amiga se embaraza o somos nosotras las que estamos pasando por esta etapa, crece la distancia entre tu mejor amiga y tú.

recuperar-amigas

Aún recordamos cuando, a pesar de las obligaciones cotidianas, había tiempo para compartir un sabroso cafecito o las largas conversaciones en el teléfono durante la madrugada que teníamos como eje los “flechazos de Cupido” a su corazón.

A veces el distanciamiento se puede producir casi inmediatamente después del parto; otras sucede tan lentamente que ni siquiera nos damos cuenta, hasta que la distancia es muy grande. Cuando el bebé llegó, acaparó toda la atención; sus necesidades pasaron a ser prioridad, cada pensamiento tenía su nombre, y es normal que así sea; los hijos cambian la vida de los padres drásticamente.

Incluso, muchas veces, el hombre también se siente excluido de la vida de la mujer y siente que no puede conectar con ella, pero lo que es importante es no aislarse, no vivir como si estuvieran tú y tu bebé aislados en una isla.

recuperar-amigas-2

Nunca es tarde para recuperar el vínculo con esa amiga que es tan especial para nosotras. Para hacerlo, a veces, basta con dos pasos cortos, pero certeros.

Primero, ten en cuenta respetar el tiempo con tus amigas. Es comprensible que los primeros meses corras las 24 horas, detrás de las necesidades de tu bebé, pero ya después, cuando las cosas parecen volver nuevamente a su sitio, es hora de tomar un respiro y un poco de aire, y salir de la casa para encontrarte con tu amiga a tomar, aunque sea un breve café.

Siempre recuérdale lo importante y especial que ella es en tu vida, y cuánto necesitas aún mantener conversaciones con ella, para intercambiar opiniones y sentirte apoyada. Es importante que sepa que siempre dispondrás de tiempo para ella, entre los cambios de pañal y los biberones.

recuperar-amigas-1

Cuando la amistad es verdadera, no existen excusas para correr el riesgo de perderla. Si en este momento te estás preguntando qué será de la vida de esa querida amiga, no pierdas más tiempo; corre al teléfono, marca su número y sórprendela, aunque no sea el día del amigo.