Seleccionar página

Son pocas las mujeres que se enfundan las medias negras, se ajustan el silbato y se meten en el bolsillo las tarjetas rojas y amarillas.

arbitro-mujer-2

Son contadas las que lo hacen y menos aun las que logran sortear las categorías infantiles del fútbol, hay quienes llevan años pitando infantiles mientras todos sus compañeros hombres ascienden. Esas situaciones se repiten y desaniman a las chicas a entrar en el mundo del arbitraje, donde aún persiste el sexismo.

Pero es que no solo tienen que lidiar con los directivos y los clubes, también con los mismos jugadores y la afición. En España, la árbitro Marta Galego suspendió por varios minutos un partido debido a que un espectador la mandó “a fregar platos”.

La silbante detuvo el partido entre la UE Valls y el Cambrils Unió del Grupo 6 de la Segunda División catalana, y lo reanudó hasta que expulsaron del estadio al agresor.

arbitro-mujer-1

El incidente ocurrió en el minuto 23, provocando que Galego aplicara la normativa de la Federación Catalana de Fútbol, que señala que debe haber “cero insultos en la grada”. Tras ello, la mujer se dirigió al delegado local de la UE Valls y le pidió expulsar al autor de las ofensas.

El espectador, un socio habitual, tardó tres minutos en abandonar el campo. Tras marcharse, el partido se reanudó con una ovación de los espectadores a la árbitro.