Seleccionar página

Mantener nuestras articulaciones a tono y conseguir músculos más flexibles nos ayuda a sentirnos mejor y a combatir dolencias y molestias. 

flexibilidad muscular

Por lo general, las niñas y adolescentes suelen contar con una flexibilidad y agilidad sorprendentes, pero a medida que vamos creciendo, es normal ir perdiendo poco a poco esta condición, lo que no es un problema mayor tomando en cuenta que hay una gran cantidad de disciplinas que nos permiten aumentarla.

Contar con articulaciones y tendones flexibles es de gran ayuda para prevenir lesiones, mejorar nuestro rendimiento deportivo, ser menos propensos a dolores musculares y poner nuestro cuerpo a tono en un período de tiempo menor.

Una de esas actividades para este propósito es sin duda el “Streching”, una sesión dedicada completamente al estiramiento que nos hará sentir completamente relajados y sin estrés mientras aliviamos la presión oculta en algunos puntos de nuestro cuerpo.

El yoga es también una práctica maravillosa para ganar flexibilidad mediante sus muchas posturas y estiramientos, sus beneficios son impresionantes y conviene que los experimentemos. Lo mismo ocurre con el pilates, que nos permite notar el cambio a las pocas semanas de práctica.

La natación es otra gran aliada, sobre todo si acabamos de salir de una lesión o una convalecencia de largo período. Es un deporte sin impacto, maravilloso para la circulación, la columna, los huesos y por supuesto, para nuestra flexibilidad.

Después de los ejercicios, no olvidemos dedicarle algunos minutos al estiramiento. De este modo también trabajaremos la flexibilidad y mejoraremos nuestra condición física.