Seleccionar página

Cuando Donald Trump arribó a Phoenix la noche del miércoles, recién llegado de su visita a Los Pinos, él tenía en sus manos un importante discurso de inmigración que omitía la línea habitual de que México tendría que pagar por su propuesto muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos.

epn tuit trup

Sin embargo, justo después de aterrizar, Trump descubrió que Enrique Peña Nieto, el presidente de México, había tuiteado que él le había dicho al candidato presidencial republicano durante su reunión privada efectuada unas horas antes ese día que su país se negaría a pagar la construcción de dicho muro.

Trump se molestó de que Peña Nieto hubiera salido a la luz pública, particularmente por el hecho de que el presidente mexicano hubiera roto lo que Trump consideró un acuerdo para no discutir el tema de quién pagaría la construcción del muro en su reunión inicial.

Así que Trump incluyó de manera apresurada una nueva oración en su discurso sobre la inmigración, y de inmediato profirió desde el podio su tradicional declaración de que el muro sería pagado por México –añadiendo, “No lo saben todavía, pero ellos van a pagar por el muro”.

“No tuve otra opción”, dijo Trump en una entrevista realizada el jueves. Y también dijo que el presidente de México, “le agradó mucho”.